Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 24 de marzo de 2014

Lo Dijo en Tiempos Modernos

Imagen foto_00000001

En este lunes de "Tiempos Modernos" conversamos con el Diputado DC y Presidente de la Comisión Hacienda de la Cámara Baja, Pablo Lorenzini, quien se mostró preocupado por cómo el Ministro del ramo, Alberto Arenas, va a enfrentar la discusión sobre el tema de la reforma tributaria: "Enojado no, como digo difícil que se enoje. Pero sí tenso. Yo le digo 'a ver Ministro, relax un poco'. Busquemos un camino adecuado, cumplamos los plazos, la Presidenta Bachelet nos dejó una tarea, dentro de lo que es esto del Congreso, que aquí hay que dialogar y conversar, pero tampoco todas las cosas son blanco o negro; o sea en general no lo son. Entonces hay que buscarle. Pero para tú estar dispuesta al diálogo, para poder ser receptivo -lo que le faltó al Gobierno de Piñera, ¿no es cierto? Que fue la parte del corazón, que es lo que tiene la Presidenta Bachelet, que da las confianzas... Uno se acerca y no se siente intimidado. Se siente acogido. Yo creo que eso le hace falta un poco a los Ministros nuestros, por lo menos a los que uno ya más conoce de antes. Y a los subsecretarios... En términos que no se distancien, que los coge el poder, se sienten con grandes oficinas, con autos, secretarias, y por otro lado estoy apabullado, tengo tanta cosa, nunca tengo tiempo... Siempre hay tiempo".

Escucha sus declaraciones a continuación:

Además, nos acompañó la Doctora en Ciencia Política e Historiadora Rusa, Evguenia Fediakova, del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile (IDEA-USACH). Nos explicó cuál es la importancia de Crimea para los rusos, contextualizando el conflicto entre Ucrania y Rusia: "La península que es toda una memoria histórica, un legado de la infancia y de juventud para mucha gente rusa, es una ciudad tan gloriosa como Sebastopol, la ciudad de la gloria naval de la Unión Soviética, de la guerra de Crimea, de la Segunda Guerra Mundial... Una península donde vivían grandes pintores como Aïvazovski, grandes escritores como Chéjov, donde pasamos las vacaciones de verano, las mejores playas, eran las dachas (casas de veraneo) de los jerarcas rusos, de los zares, de Stalin, de Gorvachov, era la Costa Azul para la gente rusa, para todas las personas ruso parlantes por cierto... Desde 1991 el dolor más grande para la gente rusa era la pérdida de Crimea".

Su análisis completo lo puedes revisar aquí:

SEGUIR LEYENDO