Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 23 de septiembre de 2015

SOCIEDAD | Celestina para ricos cobra hasta $37 millones por encontrarles un alma gemela

"Nuestros clientes son gente exitosa, pero tienen agendas demasiado cargadas como para dedicarse a los encuentros amorosos", dice su fundadora.

Los ricos también lloran pero no siempre tienen tiempo para buscar pareja. Al frente de una agencia muy selecta, Inga Verbeeck (en la foto) se jacta de resolverles ese problema. "No se puede inventar el amor, pero se pueden crear oportunidades para que florezca", explica esta belga de 36 años que codirige Berkeley International, agencia que se ha especializado en uniones entre solteros acaudalados.

"Todos nuestros clientes son gente exitosa en la vida, pero tienen agendas demasiado cargadas como para dedicarse a los encuentros amorosos", agrega. Sin contar a los que temen ser queridos por la billetera más que por el corazón que late detrás.

Imagen foto_00000001

En un salón del lujoso hotel Bristol, donde recibe clientes cuando se encuentra de paso en París, la mujer rememora la trayectoria excepcional que la condujo a ejercer su peculiar profesión: debutó en el periodismo deportivo, en la especialidad náutica, para distintas revistas. Luego, estuvo una década en el comercio del acero para la empresa de su padre.

"Viajé por todo el mundo gracias a este trabajo, pero con la crisis decidimos vender la empresa a un fondo de inversiones norteamericano, aunque funcionaba bastante bien", cuenta la elegante rubia de ojos azules, en un francés con acento flamenco.

Era necesario hallar un nuevo trabajo, preferentemente cambiar de sector, con tres imperativos categóricos: "que fuese en el lujo, las relaciones humanas y lo internacional", explica. 

Entre 11 y 37 millones, el precio del amor

Cuatro años más tarde, la agencia que contaba 400 adherentes a su llegada, pasa a 5.000 en todo el mundo (más de la mitad son mujeres). La agencia posee sucursales en París, Milán, Ginebra o Melbourne. "Nuestros miembros son sobre todo hombres de negocios, médicos, abogados, pero también artistas, gente famosa".

Como por ejemplo aquella artista "muy conocida", a la búsqueda de un hombre "que la quiera por lo que es, no por su imagen", cuenta Inga. Sin revelar ni un detalle más.




FUENTE: Emol.

SEGUIR LEYENDO