Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 14 de octubre de 2015

SICOLOGÍA | Cómo levantar el ánimo en 30 segundos

Ocho consejos para sacarse la mala onda.

Una mala atención en un restorán, los empujones en el metro, los piropos no pedidos o un reto injustificado, claro que nos pueden amargar el día. Pero de ahí estar todo el día tristes o enfurruñados, no tiene mucho sentido pues solo nos hace mal a nosotros mismos. 

La doctora estadounidense Jill Bolte dedicó toda su carrera al estudio de la enfermedad mental y su reflejo en el cerebro. En el año 1996 la neuroanatomista tuvo un derrame cerebral que la hizo profundizar aún más en la autoconciencia. Llegó a la conclusión de que cada uno de nosotros tiene "el poder de elegir en cada momento quién es y cómo quiere ser en el mundo". Bolte aconsejó en su momento: "cruzar a la derecha del hemisferio izquierdo y, simplemente sentir, ya que las emociones pasarán solas". Es decir, que más vale esperar, pues luego de un rato, la exaltación desaparece. 

Suena simple, pero no lo es tanto porque ¿qué podemos hacer cuando no podemos cambiar el chip? ¿cuando nuestro cerebro se niega a abandonar pensamientos negativos o tormentosos? Aquí van algunos consejos express para que nos subamos el ánimo cuando estemos con nuestro genio "atravesado".

1. Sonríe

Imagen foto_00000005

No falta el que cree que sonreír o reír es algo que hacen los tontos. No se trata de andar carcajéandose en cualquier parte, si no de hacer algo mucho más simple que es mover los músculos de la boca hacia arriba. ¿Por qué? Porque nuestro rictus y postura corporal influyen directamente en nuestras emociones. William James, sicólogo de la Universidad de Harvard, aseveró: "si la persona no expresa la emoción, no llega a sentirla". 

2. Cuenta un chiste sobre tu mala racha o tragedia 

Imagen foto_00000002

La idea no es que tires al suelo. El sicólogo estadounidense Albert Ellis, considerado uno de los especialistas más influyentes de la historia, postuló que los chistes y las exageraciones son "aniquiladores de tonteras". Haz el ejercicio: exagera tu pesar, verbalízalo y verás lo ridículo de la situación. Este ejercicio sirve para cambiar de actitud y alejar pensamientos catastrofistas. 

3. Llama a un amigo o envíale un mensaje

Imagen foto_00000004

La soledad es necesaria en ciertas ocasiones, pero también puede conducir a momentos miserables, según múltiples estudios. Por tanto, una manera de combatir la infelicidad es socializar: una llamada de teléfono a nuestro mejor amigo es ideal para subir el ánimo. También sirve enviar un mensaje de texto o whatsappear, pero sin abusar. El contacto humano siempre es mejor que el virtual. 

4. Da el asiento en el metro o deja que a otra persona la atiendan antes que a ti

Imagen foto_00000006

Este ejercicio, además de ser positivo para los demás, también nos hace felices a nosotros mismos. De hecho, las buenas acciones nos hacen más felices que los momentos hedonistas, según un artículo de la Journal of Research in Personality.

5. Come algo dulce
Imagen foto_00000007

Pese a que comer sin cesar es un síntoma claro de que algo no está bien, lo cierto es que comemos sin hambre porque cuando lo hacemos no nos angustiamos. Comer es una respuesta antagónica a la ansiedad, al igual que el sexo, y como es más rápido y fácil que llegar al orgasmo, un chocolatín puede salvar nuestro ánimo en un momento puntual. Pero no hay que engolosinarse eso si.

6. Vitrinea en internet
Imagen foto_00000008
Aunque la etiología de la compra compulsiva no está del todo clara, los estudiosos la relacionan con la dopamina; y neurocientíficos como Olsen descubrieron en el año 2011 que comprar activa las mismas regiones cerebrales que las drogas. ¿Cómo aplicar estos preceptos para no copar la tarjeta de crédito? Tan sencillo como agregando cosas al carro de compras virtual y luego arrepentirse de comprar. Así engañaremos al cerebro, que vivirá la compra como real, pero sin el cargo en nuestra cuenta. 

7. Anota algo lindo
Imagen foto_00000009

Sonja Lyubomirsky de la Universidad de California, autora del libro La ciencia de la felicidad, postula que escribir (a mano) dos o tres aspectos positivos de nuestra vida tienen un efecto positivo inmediato, aunque no nos demos cuenta. 








 

8. Mira el video de un gato (o de un animal)



Ver videos de gatitos o animales no es puro ocio y lo demostró una profesora de la Universidad de Indiana. Jessica Gal Myric analizó la razón por la que los videos de gatos fascinan: encuestó a casi 7000 personas con el fin de descubrir por qué, en el año 2014, se subieron más de dos millones de vídeos de gatos a YouTube, obteniendo hasta 26 billones de visualizaciones y ganando por goleada a las demás categorías. Entre sus conclusiones estuvo que los animales evocan tanta empatía -en especial, los gatos- que al verlos, las personas automáticamente se sienten mejor.

SEGUIR LEYENDO