Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 12 de mayo de 2016

REDES SOCIALES | Snapchat explicado para treintones

Un tutorial para aprender a usar la red social que está de moda.

Snapchat tiene una doble capacidad para aquellos que no son millennials: nos hace sentir más jóvenes y conectados con el avance tecnológico de nuestra sociedad, pero cuando no la sabes usar nos hace sentir frustración o de plano sentirnos viej@s aún siendo unos lirios. Para que te pase lo primero, lee lo que viene a continuación.

→ Para qué sirve Snapchat

Quién sabe, pero lo más probable es que sea para lo mismo que Facebook o Twitter: para entretenerse. Snapchat es una red social y aplicación de mensajería, que se diferencia del resto porque el contenido publicado dura solo 24 horas.  Puedes usarla para comunicarte con tus amigos, a través de texto, fotos o videos; o para compartir historias, también mediante fotos y videos, a los que les puedes agregar filtros y monos para hacerlos más divertidos.

→ Cómo se usa

Imagen foto_00000002

Al abrir la app verás la cámara abierta. Si deslizas la pantalla hacia abajo, verás tu perfil. Desde ahí puedes ver tu lista de amigos, agregar nuevos, o ver quiénes te ha agregado. Si pulsas el fantasma podrás introducir una foto para crear un snapcódigo, que es la imagen que permite que te agreguen de forma rápida. También existe la opción de elegir una sucesión de fotos como perfil, a modo de gif.

 

Imagen foto_00000020

 

Para añadir amigos hay varias opciones: hacerlo a través de su nombre de usuario, que debes conocer previamente; viendo quién de nuestra lista de contactos está en Snapchat, usar el Snapcódigo o ubicarlos a través de la localización. Para esto último, otro tendrá que tener abierto este modo y estar cerca de ti.

 

Imagen foto_00000016

 

Si accedes a Me añadieron, verás la lista de personas que te han agregado como amigo, a quienes puedes agregar de vuelta, o simplemente dejar ahí para que vean las historias que compartimos como públicas. Y si desde la pantalla de la cámara deslizas la pantalla hacia la derecha, puedes acceder a tus chats privados.

Imagen foto_00000017

 

Al hablar con un amigo tienes varias opciones: enviarle un mensaje de texto, una foto, un video, llamarlo o hacer una videollamada. En el caso de fotos o videos, hay muchas posibilidades: adornarlos con texto, dibujos a mano alzada, filtros y stickers que se pueden rotar y ampliar.

Snapchat, en la mayoría de los casos, no se entiende sin los selfies. En forma de foto o de video, la cámara frontal y nuestra cara juegan un buen papel en la arquitectura digital y social de Snapchat. Cuando usamos la cámara frontal y enfocamos a nuestra cara, si mantenemos presionada la pantalla, la aplicación detectará nuestro patrón facial y podremos escoger entre varios filtros en tiempo real para añadir a nuestra cara. 

Imagen foto_00000019

 

Si quieres pasar de la mensajería privada a la parte más pública de Snapchat (que puede ver cualquier seguidor) es tan fácil como, desde la cámara de la aplicación, deslizar a la izquierda en lugar de a la derecha. Ahí encontramos el modo Historias.

Pulsando el icono de la cámara, puedes crear la tuya. Y en el listado inferior, ver las de tus amigos. Al contrario que con el chat individual, podrás verlas un número ilimitado de veces (siempre antes de que pasen 24 horas desde su publicación), sin que la otra persona lo sepa.

Si publicas una historia, después también tienes una forma de saber quiénes la han visto. Pulsando sobre los tres puntos de nuestra historia, verás la lista de los que la vieron (con un ojito). Y si alguien hizo una captura de pantalla, también lo podrás saber mediante un icono distinto (una pequeña flecha con indicadores). Dentro de Historias también podrás acceder a las historias en directo que van rotando cada semana. También está la opción de seguir a varios medios de comunicación que son partners de Snapchat y que son bastante ricos en elementos multimedia, con videos, fotos e infografías.

→ Qué compartir

Al contrario que en Instagram, las fotos y videos son eliminados y nadie puede volver a verlos al día siguiente. Por lo mismo, todo lo que es publica es más espontáneo y menos trabajado porque lo que vale es la rapidez e instantaneidad. Para qué preocuparse en perfeccionar algo que morirá en 24 horas. Hay quien comparte recetas, tenidas, el avance de su huerta casera y así. Es una red social relativamente nueva, que tiene una gran ventaja sobre Facebook o Twitter: nada queda indexado en Google, nada queda a la vista de cualquier usuario, y todo es eliminado a las veinticuatro horas de su publicación. Con Snapchat, la privacidad colectiva ha dado un buen paso hacia adelante.

SEGUIR LEYENDO