Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 27 de noviembre de 2015

A PEDALEAR | Consejos para transformar la bici en tu medio de transporte diario

Tomando en cuenta que Santiago es una ciudad ultra contaminada y con una congestión vehicular que aumenta cada día, la opción de moverse en bicicleta por sus calles se hace bastante necesaria.

Tomando en cuenta que Santiago es una ciudad ultra contaminada y con una congestión vehicular que aumenta cada día, la opción de moverse en bicicleta por sus calles se hace bastante necesaria. Pero antes de arrancar, es necesario tomar en cuenta una serie de recomendaciones que facilitarán la vida de los ciclistas. Con el verano casi encima, la primera pregunta que surge es ¿cómo llegar al trabajo -o dónde sea- fresco y no empapado en sudor?

1. Lo primero es calcular algo más de tiempo para pedalear lento para refrescarte con el propio aire, y mantener una postura erguida durante el pedaleo. Una buena postura facilita que el aire circule y no lleguemos apestosos al trabajo. 

2. Aprende a ocupar los cambios.
Si vas en subida y pasas a un cambio más bajo, irás más despacio. No vale la pena acelerar el ritmo para mantener la velocidad: lo mejor mantener el ritmo para evitar sudar o cansarnos. Si vas hacia abajo y vas con el cambio más pesado, deja de pedalear. Levanta la cabeza, siente el viento, y disfruta. 

Imagen foto_00000001

"La bicicleta es un vehículo sumamente eficiente, que trae muchos beneficios a nuestras ciudades y a quienes pedalean a diario a sus trabajos, estudios y paseos. Además poco a poco la ciudad ha ido adaptándose a los nuevos ciclistas", cuenta Antonio Villalobos, Partner & Commercial Director de Gama Bikes.

3. Usa ropa holgada. Ir como prieta por la vida nunca es bueno. Las prendas más sueltan permiten que el aire entre, circule y seque nuestro sudor o incluso evitará que transpiremos más de la cuenta.

4. Ocupa el canasto o alforjas para llevar tus bultos. El canasto es un poco monillento, pero tampoco es un adorno. Está ahí para acarrear bolsos, mochilas o cualquier cosa que llevemos encima. Pedalear con una mochila pesada al hombro nos hace sudar más, sobre todos aquellas que van pegadas a la espalda y que están hechas con poliéster. 

Imagen foto_00000014

5. Lleva ropa de recambio. Meter en la mochila o en una tote bag unas pilchas para cambiarse, nunca está demás. Incluso puedes ponerte una polera dry fit debajo de tu ropa habitual, y cuando llegues al trabajo sacártela. Esta camiseta técnica hará que lo que hayamos podido sudar se quede en ella.

6. Cuida tu bici. Tu vehículo de ciudad tiene tres partes sensibles: el marco, las ruedas y el sillín. Para este último puedes llevar un candado fijo atado a la estructura de tu bicicleta. Pero para las ruedas y el marco, es imprescindible usar dos candados tipo "U" rígida y asegurarlos a un elemento fijo, como un poste.

7. Usa el casco. Si los encuentras feos, mira estos. Mejor andar seguro por las calles, que de vanidoso por la vida.

8. Andar en bicicleta no es igual recorrer la ciudad en bus o auto. Para moverse, es ideal escoger una ruta con ayuda de un servicio de mapas. La idea es optar por los trayectos menos congestionados, más tranquilos y con más sombra. Lo mejor es probar unas tres rutas para luego escoger.

SEGUIR LEYENDO