Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 25 de enero de 2016

SALUD | Cómo el marketing de la ‘comida saludable’ podría contribuir a la obesidad

Una investigación sugiere que cuando comemos "comida sana", ingerimos más que el tamaño de la porción recomendada porque asociamos 'lo saludable' a poca saciedad.

VICE.- Las personas que comen alimentos saludables se sienten vacías en el interior. No es un vacío espiritual o existencial, sino peor: el molesto vacío físico que llamamos hambre. Esto no es psicología de diván, sino la principal conclusión de la investigación del Food and Brand Lab de Cornell, en un estudio reciente titulado "Eating healthy or feeling empty?"

Publicado en The Journal of the Association for Consumer Research, los psicólogos observaron lo que llaman "la intuición saludable = menos sensación de saciedad", que es un nombre elegante para la sospecha de que una alimentación saludable no sacia como lo hacen los alimenos sanos.

Su investigación sintetiza tres experimentos separados, el primero de los cuales incluyó a 50 estudiantes universitarios en una gran universidad pública y estableció "una relación inversa entre los conceptos de salud y saciedad", escribió el equipo de Cornell en un comunicado de prensa.

El segundo estudio midió los niveles de hambre de 40 estudiantes de posgrado que habían comido una galleta que era clasificada tanto como saludable como no saludable "para probar el efecto de las representaciones de salud en los niveles de hambre experimentados".

Imagen foto_00000001

El tercer y último experimento llevado a cabo por el equipo de psicólogos examinó el impacto de las representaciones de salud en la cantidad de comida que los sujetos pedían antes de ver un cortometraje en comparación con la cantidad real de los alimentos ingeridos.

En conjunto, estos estudios confirmaron que los consumidores creen implícitamente que la comida saludable sacia menos que los alimentos poco saludables y eso puede conducir directamente a comer en exceso. Debido a la asociación de alimentación saludable con la dieta y la pérdida de peso, todo parece indicar que el etiquetado puede causar que los consumidores preocupados por su salud coman en exceso alimentos que, en algún nivel, perciben como menos saciantes.

"Cuando un alimento es retratado como saludable, en comparación con uno poco saludable, los consumidores reportan niveles de hambre más bajos después del consumo, ordenan porciones mayores del alimento y consumen mayores cantidades de los alimentos", escribió el equipo de Food and Brand Lab.

Por extensión, la investigación sugiere que cuando los consumidores comen lo que consideran que es comida sana "comen más que el tamaño de la porción recomendada porque asocian 'lo saludable' con menos saciedad".

Pero ése no es el único hallazgo contraintuitivo descubierto por el equipo de Cornell. Tal vez la implicación más condenatoria de los resultados del equipo es el hecho de que las etiquetas de los alimentos "saludables" podrían estar haciendo más daño que bien en la lucha contra la obesidad.

"Los resultados sugieren que la reciente proliferación de etiquetas de alimentos saludables puede, irónicamente, contribuir a la epidemia de obesidad en lugar de reducirla", escribió el equipo de Food and Brand Lab. "Los consumidores pueden utilizar este conocimiento para evitar comer alimentos presentados como saludables en exceso y buscar alimentos retratados como nutritivos cuando quieren sentirse satisfechos sin comer en exceso".

SEGUIR LEYENDO