Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 17 de febrero de 2016

MAGAZINE | Paul McCartney, vetado en una fiesta después de los Grammy

Es uno de los artistas más reconocidos de la historia de la música, ex miembro de The Beatles, ha colaborado con decenas de artistas y tiene más de 20 Grammy. Aún así, no lo dejaron entrar a una fiesta.

"Se reserva el derecho de admisión a rajatabla" parece que fue la consigna de la fiesta privada a la que quería asistir Paul McCartney después de la ceremonia de los premios Grammy, pero a la que no lo dejaron entrar. 

El extenso currículo de Sir Paul no sirvió de nada. El portal de cahuines estadounidenses TMZ publicó un vídeo en el que se ve al artista de 73 años, esperando a las puertas de un club, y marcharse sin haber obtenido el pase de entrada y ante la incredulidad de los presentes. 

El cantante británico, acompañado de Beck y Taylor Hawkins (baterista de los Foo Fighters), tenía intención de seguir la noche de los Grammy en la fiesta del rapero Tyga, organizada en el local The Argyle de Hollywood, pero no fue posible. Después de que le preguntan sobre su canción favorita de los Rolling Stones, McCartney se queda esperando a las puertas del club. Tras una primera negativa, exclama: "¿Qué tan famosos tenemos que ser? Necesitamos otro éxito", les dice a sus acompañantes. Tras una segundo intento, como haría cualquier hijo de vecino, y su correspondiente negativa, Paul McCartney se va. Pero tan mal no lo pasó: se fue a la fiesta organizada por Republic Records, donde alternó con cantantes como Tony Bennett, Taylor Swift o The Weeknd. Cuando se cierra una puerta, siempre se abre una ventana. ¿O no?

SEGUIR LEYENDO