Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 3 de septiembre de 2015

FOOD PORN | Cuando la comida no solo es deliciosa, sino también sexy

No es softcore, ni harcore ni postporn.

Fotografías de panqueques rellenos con manjar acompañados de helado de frambuesa y trozos de almendras. Una lasaña humeante, con pisos formados de champiñones, espinacas y bañada en queso derretido. Hamburguesas enjundiosas con tomate, lechuga y palta, coronadas por pan esponjoso. Basta con leer esas frases para imaginarse los colores, las texturas y los aromas de cada uno de sus platos y comenzar a salivar. 

No se trata de un cliché: la comida con alto contenido calórico nos hace sentir un deseo muy parecido al sexual, ya que provoca que nuestras pupilas se dilaten y que el bombeo de sangre sea mayor. De ahí que con el auge de internet y las redes sociales, y la elevación de los chefs a la categoría de estrellas de televisión, las imágenes de comida sean las que más likes se llevan en las redes sociales. Tanto es así que hasta existe el "Food Porn" o la Pornografía de Comida, tendencia fotográfica que consiste en retratar platos calóricos de tal forma que estimulen los sentidos de la persona que las está mirando. Y luego, claro, viralizarlas.

Imagen foto_00000012

Puede que la tendencia sea nueva, pero el término fue acuñado por la feminista Rosalind Coward en su libro Deseo femenino (1984), donde afirmó que la comida cuando se presentaba de la forma adecuada, podía llegar a ser un regalo irresistible para los demás, una forma de mostrar afecto de una forma original y cargada de sentido. 

Aunque hoy el término no tiene que ver con eso, se suele usar la etiqueta #foodporn para difundir fotos de platos deliciosos en redes sociales. Bajo ese criterio de búsqueda puedes encontrar imágenes de platos con adornos preciosistas hasta 'munchies', como se le conoce a los 'picoteos' que de repente se hacen en la mitad de la noche, ya sean dulces o salados.

Acá, un video con una receta de pan con queso, muy, pero muy #foodporn:

SEGUIR LEYENDO