Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 5 de julio de 2021

Un ombligo, letras y performance: La liberación sexual femenina que lideró Raffaella Carrá

Un ombligo, letras y performance: La liberación sexual femenina que lideró Raffaella Carrá

La actriz y cantante murió este lunes a los 78 años.

Este lunes murió la icónica actriz y cantante italiana Raffaela Carrá a los 78 años. La intérprete de "Caliente, caliente" y "Hay que venir al sur" fue revolucionaria en los años setenta, cuando en su carrera como artista tomó la bandera de la libertad, la homosexualidad y el amor libre. 

Además de todo eso, la artista fue una feminista de tomo y lomo: en su performance y repertorio llevó la liberación sexual de las mujeres.

En su canción "5353456" Carrá hablaba de la masturbación femenina y, por lo mismo, el tema fue censurado en varios países. Ahí la artista llamaba a un amante y, al no contestarte, hay una estrofa que dice: "Mi dedo está enrojecido de tanto marcar, se mueve solo sobre mi cuerpo y marca sin parar".

Pero no solo fueron sus canciones, la intérprete de "Explota, explota" y "Lucas" fue un icóno de la liberación femenina por sus coreografías y vestuarios ajustados, escotados, en los que comenzó a mostrar el ombligo y utilizar la espalda completamente descubierta. 

De hecho, una de las primeras veces que mostró el ombligo en la televisión italiana, en 1970, causó tanto revuelo que la llegaron a apodar "El ombligo de Italia". "No hubiera imaginado nunca que mi ombligo hiciese tanto ruido", dijo la artista en conversación con el medio español La Vanguardia. 

El 13 de noviembre de 1971, en el programa Canzonissima, Carrá presentó su nueva canción "Tuca Tuca" y el show que realizó causó problemas entre los conservadores de la época

Por su parte, El Vaticano la consideró "demasiado provocadora" y comenzó una campaña de desprestigio contra la artista, algo que ella misma relató años después a Efe Eme: "A través de su periódico, L’Osservatore Romano, censuró el 'Tuca Tuca'. Según ellos, era muy atrevido y transgresor porque el bailarín que estaba frente a mí me tocaba diversas partes del cuerpo. Tuca Tuca entró directamente al número cuatro de las listas de ventas de singles. Entonces, cuando se leía el hit parade, se daban los primeros cinco puestos, pero ellos saltaban del tres al cinco para no tener que nombrarlo. Los movimientos del baile subliman la relación entre hombre y mujer. El baile es algo erótico en sí, pero sin caer en la vulgaridad, esto es muy importante. Lo que me encantaba es que yo hacía el Tuca Tuca tocando caderas, rodillas, espalda, cara… Y los niños lo repetían, se divertían porque era algo muy natural. Ese es el secreto". 

En 2019, en entrevista con El País, Carrá resumió la forma en la que intentó hacer ver a la mujer durante su carrera: "No solo era mostrar mi cuerpo, era hacer entender que el cuerpo de una mujer siempre está unido a su cabeza. La sensualidad no está reñida con la inteligencia, la simpatía, la ironía…". 

SEGUIR LEYENDO
Tags: Música