Click acá para ir directamente al contenido

Martes 23 de noviembre de 2021

Tiene fotos: Pescador en Australia afirma que fue acechado por un “hombre perro”

John afirma haber experimentado una situación de vida o muerte con la criatura.

Minotauro, pie grande, el yeti y muchos más. Seres mitológicos con extrañas formas que algunas personas afirman que existen y que no son precisamente fruto de la ficción.

A esa lista podríamos sumar al "hombre perro". ¿Será una especie de hombre lobo?

El portal The New York Post recogió la historia de un pescador en Australia, quien afirmó que fue acechado por un ser extraño, apostado en los árboles y con una forma mitad humana, mitad canina.

"(Este ser) Daba un paso a cada remo que tomaba. Me detuve un poco y el sonido también se detuvo en el arbusto, y pensé que era un poco extraño", señaló mientras relataba los hechos al podcast "Believe: Paranormal & UFO".

"Me puse a remar de nuevo y, efectivamente, tan pronto como empecé a remar en cada palada, esta cosa dio un paso", agregó.

El sujeto, cuyo nombre es John, recordó que sintió que lo estaban persiguiendo y con mucho temor se atrevió a realizar una fotografía de la bestia.

"La criatura, de hecho, la tengo en la foto, lo que creo que es -he hablado con algunas personas- y creo que es un Hombre Perro", confesó.

El pescador afirmó que no pudo volver al lugar de los hechos, por el impacto que le causó el encuentro: "Estaba petrificado, probablemente durante un mes estuve así… Me despertaba en medio de la noche y veía a la criatura en mis sueños".

Aún así, se decidió a volver al lugar y desafortunadamente vivió una experiencia similar, con sonidos y golpes de alguien o algo corriendo.

"Mientras corría, rompía árboles fuera del camino. No sé si se estaban rompiendo o les estaba golpeando, no se veía cómo era el arbusto porque era muy espeso", recalcó.

En ese momento, la criatura empezó a rugir. John tomó la decisión de volver a su auto para alejarse lo más pronto posible de ahí: "Rugía, y luego tomaba un respiro, pero luego el aliento que estaba tomando era en realidad más fuerte que el rugido que estaba haciendo".

"Esos 10 minutos fueron probablemente los más largos de toda mi vida, pensé que me iban a matar. No tenía armas, ni siquiera tenía mi cuchillo de pescar, no tenía servicio telefónico", comentó.

SEGUIR LEYENDO
Tags: Australia