Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 15 de febrero de 2021

"No deberían existir": geólogos descubren extrañas criaturas que viven bajo la plataforma de hielo de la Antártida

El descubrimiento va en contra de todas las teorías anteriores sobre qué tipos de vida podrían sobrevivir allí.

Científicos del Reino Unido acaban de hacer un casual e intrigate descubrimiento: animales estacionarios, similares a las esponjas, adheridos a una roca que se encontraba debajo de 900 metros de hielo antártico. Según explicaron los investigadores, este es el primer registro de una comunidad de sustrato duro en las profundidades de una plataforma de hielo y parece ir en contra de todas las teorías anteriores sobre qué tipos de vida podrían sobrevivir allí.

James Smith y Paul Anker del British Antarctic Survey perforaron la plataforma de hielo Filchner-Ronne de 900 metros de espesor y dejaron caer una cámara por el agujero en busca de barro en el lecho marino. Para su sorpresa, lo que encontraron fue una roca rodeada de animales. Las imágenes parecen mostrar 16 esponjas, acompañadas de 22 animales no identificados que podrían incluir percebes. Es la primera vez que se encuentra vida inmóvil como estas criaturas debajo de una capa de hielo antártica.

"Hay todo tipo de razones por las que no deberían estar allí", dijo Huw Griffiths del British Antarctic Survey, quien analizó las imágenes. Él piensa que los animales, que probablemente se alimentan por filtración, sobreviven con los nutrientes transportados en el agua a -2 ° C. El enigma es que están muy lejos de fuentes obvias de nutrientes, dado que la roca se encuentra a 260 kilómetros del mar abierto en el frente de la plataforma de hielo Filchner-Ronne, donde los organismos fotosintéticos pueden sobrevivir.

Es más, la comida de las esponjas probablemente viaja incluso desde más lejos, dice Griffiths. Dado lo que sabemos sobre las corrientes oceánicas en el área, la fuente de luz solar ascendente más cercana parece estar a 600 kilómetros de distancia.

Todavía no está claro si los animales que abrazan las rocas son nuevos para la ciencia, cuánto tiempo viven (algunas esponjas de vidrio antárticas tienen más de 10,000 años) o con qué frecuencia se alimentan, ya sea una vez al año, una década o un siglo. . Pero hay indicios de que la vida en esta única roca no es única.

SEGUIR LEYENDO
Tags: Ciencia