Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 20 de febrero de 2019

RESEÑA | Sí, 'Roma' es lenta, y también la mejor película de estos Oscars

El duro y dulce homenaje de Alfonso Cuarón a las mujeres que lo criaron es un ejercicio de empatía y un recuerdo sobre el poder del cine.

Por Ignacio De La Maza

Es una tradición de la temporada de premios: A medida que se acercan los Oscars, la discusión se centra sobre si la película que ha arrasado en casi todos los galardones anteriores es realmente merecedora del trofeo máximo del cine. En este 2019, esa inevitable costumbre se centra en torno a 'Roma', la más reciente cinta de Alfonso Cuarón, cuyo triunfo este domingo en los premios de la Academia es casi un hecho. Por supuesto la pregunta termina siendo ¿Merece 'Roma' levantar la estatuilla a la Mejor Película del último año?

La respuesta es 'por supuesto que sí'. Claro, 'Roma' es lenta (la principal crítica que han levantado sus detractores) y probablemente es la película más contemplativa e impenetrable de un director que generalmente es capaz de levantar narrativas densas pero atrapantes como Cuarón. Sin embargo, también es uno de los ejercicios de empatía más conmovedores que se hayan hecho recientemente ¿Y qué es el cine sino un gran ejercicio de empatía? Las películas básicamente te invitan a ponerte en el lugar del otro, a conocer otra historia y reconocer en ellas elementos de tu propia verdad. 

Y es ahí en donde 'Roma' deja su mayor impacto, y se eleva como un logro cinematográfico digno de ser reconocido. En su intento por recrear su infancia a través de los ojos de las mujeres que lo criaron, Cuarón construye un relato humano y honesto, que quizás no es particularmente 'entretenido', pero sí tan rico en detalles que sientes que puedes tocarlo.

¡APIO!

La historia es casi engañosamente simple: Una joven de origen mixteco y aproximadamente 1 año en su vida trabajando como empleada de una familia de clase media. Sin embargo, Cuarón aprovecha esa premisa para explorar un sinfín de temas, desde el tumulto político del México de a comienzos de los 70s hasta las formas en las que el privilegio económico nos divide y define.

Sin embargo, al final 'Roma' es una historia de amor: A la mujer al centro de la historia, sí, una figura cuya bondad intrínseca frente a la violencia e injusticia de su vida hace que Cuarón la posicione literalmente en el cielo al final de la película, pero también al poder del cine para representarnos, conmovernos y devastarnos. Es un poema para el séptimo arte, nuestras propias vidas y nuestras verdades.

¿Merece el Oscar a Mejor Película? De nuevo, por supuesto que sí, pero al final es irrelevante. Como la mujer a su centro, 'Roma' se sostiene por sí sola. 

¡Participa aquí por 1 año de cine gratis!

SEGUIR LEYENDO