Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 23 de enero de 2019

RESEÑA | 'La Favorita' es una ácida crítica a la mezquindad del poder y la cinta más extraña de esta temporada

Nominada a 10 premios Óscar, lo nuevo del gran director griego Yorgos Lanthimos es un extravagante viaje por la Inglaterra del siglo XVIII que de todos modos tiene algo que decir del presente.

Por Ignacio De La Maza

Si hay algo que define la carrera de Yorgos Lanthimos, es su fascinación por el absurdo. A veces este interés toma formas perturbadoras, como los horrores domésticos de 'Dogtooth' (2009) y 'The Killing Of A Sacred Deer' (2017). En otras ocasiones, se manifiesta en comedias tan negras que no sabes si reír o retorcerte, como en 'The Lobster' (2015). Sin embargo, nunca Lanthimos le había dado tanta rienda suelta a su sentido del humor perverso como en 'La Favorita', su más reciente cinta, que llega este jueves 24 a los cines chilenos precedida de 10 (!!!) nominaciones a los premios Oscar.

Y bueno, las alabanzas no son por nada: 'La Favorita' solo es superada por 'Roma' de Alfonso Cuarón como uno de los logros cinematográficos más especiales de esta temporada. Dramatizando el conflicto basado en hechos históricos de dos primas compitiendo por el aprecio (y el amor) de la Reina Anne de Gran Bretaña a comienzos del siglo XVIII, Lanthimos construye su película más hilarante, frenética, ácida y accesible hasta la fecha.

Imagen foto_00000002

La trama dice así: Sarah Churchill (Rachel Weisz, siempre excelente) hace de confidente principal y amante de la monarca Anne (una reveladora Olivia Coleman), manejando con puño de hierro las políticas no siempre populares de la debilitada reina. Su manejo en la corte es indiscutido y total, pero su poder e influencia sobre Anne se ve en entredicho tras la llegada de Abigail (Emma Stone, fingiendo un acento británico sobrenaturalmente perfecto), su prima que ha caído en desgracia tras ser vendida por su padre. Si bien la joven Abigail es inicialmente tomada bajo el alero de Sarah como su inocente doncella, Lanthimos no tarda mucho en revelar que la cara de ciervo de Stone esconde fines más nefarios.

¡BROCOLI! 

Grabada con planos dignos de quitarte el aliento en palacios dolorosamente lujosos, 'La Favorita' construye un triángulo amoroso entre sus 3 protagonistas, mientras se manipulan mutuamente en búsqueda de mantener (o alcanzar) posiciones de poder. Lanthimos siempre se ha revolcado de forma jovial en generar incomodidad en su audiencia, y en esta película lo hace con tal entrega que incluso los momentos más vulgares (y hay varios, desplegados de forma experta) están marcados por carcajadas nerviosas (hay pocas escenas en el último tiempo más perturbadoramente divertidas que una secuencia en donde el personaje de Stone masturba a un hombre mientras piensa en voz alta sus pérfidos movimientos para mantener el favor de la reina).

'La Favorita' funciona excelente como una comedia negra de época, pero como tiende a pasar, Lanthimos (y los guionistas Deborah Davis y Tony McNamara) tienen más en mente que una simple sátira a la monarquía británica. A medida que todos los personajes revelan sus lados más siniestros (incluyendo la aparentemente vulnerable e ingenua reina Anne), Lanthimos pone un ojo inclemente sobre la mezquindad del poder y la crueldad casual de aquellos que lo poseen. No es difícil ver un paralelo entre las erráticas políticas de Anne en medio de la manipulación de sus 2 confidentes con el alza de nuevas tiranías en el siglo XXI que parecen abusar de su privilegio por el simple hecho de que pueden hacerlo.

 Imagen foto_00000003

Por supuesto, todo esto es presentado de forma decadente y extravagante: Oligarcas que incurren en carreras de patos (literalmente patos), torturan conejos, y arrojan tomates violentamente a hombres desnudos. Lanthimos nunca deja que la atmósfera de su película sea demasiado opresiva (un claro cambio para cualquiera que siga temblando con el recuerdo de 'Dogtooth'), y las actuaciones igualmente redondas de Weisz, Coleman y Stone (ojalá se les pudiera dar el Oscar a las 3 al mismo tiempo) hacen que todas las escenas tengan una energía electrizante y mordaz. Por su parte, la cámara se mueve de forma casi depredadora por los pasillos de la lujosa vida monárquica, con una atención a los detalles que es tan atractiva como repelente.

En resumen: 'La Favorita' representa a uno de los grandes autores del cine moderno operando a toda máquina y sin restricciones, resultando inesperadamente en su película más disfrutable, con actuaciones titánicas y un comentario despiadado sobre el patetismo de aferrarse a lo que te da status e influencia. Brutal, hilarante e inolvidable.

PARTICIPA AQUÍ POR 1 AÑO DE CINE GRATIS.

SEGUIR LEYENDO