Click acá para ir directamente al contenido

Martes 19 de febrero de 2019

RESEÑA | 'El infiltrado del KKKlan' te hará reír antes de golpearte con la cara más horrorosa del racismo

La desquiciada comedia de Spike Lee, nominada a múltiples Oscars, es una mirada furiosa (y extrañamente hilarante) al lado más despreciable de la humanidad.

Por Ignacio De La Maza

El mundo necesitaba recordar que Spike Lee es uno de los mejores y más originales cineastas que hayan pisado esta Tierra, y por primera vez en casi 15 años, tiene una película digna de sus talentos bajo el brazo. No solo 'El Infiltrado del KKKlan' es su cinta más satisfactoria en términos narrativos desde 'Inside Man' (2006), también es una de las declaraciones políticas más confrontacionales y furiosas de un artista que tiene a su haber obras maestras como 'Do The Right Thing' y 'Malcolm X'.

¿Quizás su mejor truco? Lee comparte su justa rabia de una forma que te mantiene inexplicablemente riendo por 2 horas. Y que es difícil no verse maravillado por la desquiciada historia real al centro de la película: Un policía afroamericano que logra meterse en una célula del Ku Klux Klan netamente por teléfono, logrando que nunca descubran su verdadera identidad gracias a la ayuda de un compañero blanco que asiste a las reuniones.

El gran acierto de 'El Infiltrado del KKKlan' es plantear a los supremacistas blancos como una banda de hombrecitos patéticos y resentidos, seres despreciables en su racismo exacerbado que casi parecen una broma. Sin embargo, Lee nunca subestima el real peligro que representan, dejando en claro la amenaza escalofriante que significan hombres llenos de odio dispuestos a descargarse frente al resto del mundo. 

¡CHOCLO!

Más importante aún: A diferencia de otra cinta nominada al Oscar, 'Green Book', Lee nunca deja que su comedia absurdista sea interpretada como un mensaje optimista. 'El Infiltrado del KKKlan' termina siendo una película escalofriante porque, después de las risas, quiere que entiendas que 40 años después de los eventos que la inspiraron (el caso fue investigado en 1979), el racismo, el odio, la xenofobia y la supremacía blanca siguen mostrando su horrorosa cara en distintas partes del mundo.

Básicamente, Lee entiende que ser un miembro del KKK, o cualquier persona que sienta odio por otro solo por el color de su piel o su raza, es tan patético que suena casi a una broma, pero una mala broma que sigue teniendo efectos nefastos en el mundo de hoy. Bienvenido de vuelta, genio.

GANA UN AÑO DE CINE GRATIS AQUÍ.

SEGUIR LEYENDO