Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 11 de marzo de 2020

Piñera y estallido social: "Es urgente revivir las virtudes que nos permitieron recuperar la democracia"

El presidente encabezó la ceremonia de conmemoración de los 30 años desde el retorno a la democracia.

La mañana de este miércoles, en el Palacio de La Moneda, el presidente Sebastián Piñera encabezó la ceremonia de conmemoración de los 30 años desde la vuelta a la democracia, donde hizo un nuevo llamado a alcanzar "grandes acuerdos" para abordar la crisis social y política que enfrenta el país desde el 18 de octubre pasado. 

En esa dirección, el mandatario citó al expresidente Patricio Aylwin: "Necesito vuestra ayuda", aseguró. "Esta no será obra de un partido. Lo que tenemos que hacer, lo tenemos que hacer entre todos", sostuvo respecto a la salida a la crisis. 

Sobre el estallido social, al cual dedicó buena parte de su discruso, indicó que "hoy, en que nuevamente vemos nubarrones y amenazas al orden público, al Estado de Derecho, a la paz social, a la sana convivencia, a la marcha de nuestra economía e incluso a nuestra democracia, es urgente y necesario revivir y prácticas las mismas virtudes y cualidades que nos permitieron recuperar en forma ejemplar nuestra democracia hace 30 años".

El jefe de Estado, además, hizo un repaso por las últimas tres décadas: "Yo sé que hay muchas críticas, pero yo estoy convencido de que fueron 30 años muy fecundos para Chile", aseguró. Sin embargo, reconoció que "no significa desconocer que en estas décadas fuimos acumulando muchas falencias que han provocado un gran dolor en el alma de nuestra nación". 

Así, Piñera señaló que como Estado "descuidamos a nuestros niños más vulnerables. Fuimos ingratos con nuestros adultos mayores. No nos hicimos suficientemente cargo de los temores y carencias de nuestra clase media. No avanzamos con la suficiente fuerza hacia una plena equidad entre hombres y mujeres. No combatimos con suficiente voluntad los abusos contra algunos y los privilegios de otros. No prestamos suficiente atención al debilitamiento de nuestras instituciones ni al creciente divorcio entre la ciudadanía y la política. No modernizamos el Estado acorde a las exigencias de los tiempos modernos y para ponerlo al servicio de los ciudadanos". 

Pese a lo anterior, el presidente puntualizó en que son "falencias del pasado que constituyen desafíos del futuro". 

SEGUIR LEYENDO