Click acá para ir directamente al contenido

Domingo 15 de septiembre de 2019

Mensaje de perdón a los chilenos y mención al proyecto de 40 horas destacaron en Te Deum Evangélico

Por primera vez en 44 años, la ceremonia no se realizó en la catedral de la Alameda.

Por primera vez en 44 años el tradicional Te Deum Evangélico no se realizó en la catedral de la Alameda, sino que para demostrar el proceso de renovación que vive la iglesia, la ceremonia se realizó en el Centro Cristiano Internacional de San Joaquín. La instancia hasta la que llegó el Presidente Sebastián Piñera estuvo marcada por el mensaje de perdón de los obispos.

"Queremos pedirte perdón Señor por los escándalos que han ocurrido en distintas vertientes del cristianismo. Con pudor, vergüenza y espíritu de arrepentimiento nos dirigimos a ti", expresó el obispo Francisco Rivera, haciendo referencia a la polémica en la que se vio envuelta la iglesia debido a los escándalos protagonizados por el obispo Eduardo Durán, quien ahora es investigado por la justicia por presunto lavado de activos tras revisar su actual patrimonio.

"Pedimos perdón a la sociedad chilena por las acciones de palabra, hecho u omisión", agregó el obispo Emiliano Soto.

En la ceremonia, el obispo Jorge Méndez aprovechó la instancia para referirse a la crisis en La Araucanía y hacer un llamado a tomar el diálogo como camino para solucionar los conflictos. "La polarización política existente también es violencia, no nos deja avanzar como país", manifestó el obispo.

En la misma línea, el líder religioso expresó que "nos preocupa como evangélicos y protestantes lo que sucede en La Araucanía:Queremos hacer un llamado de diálogo y de paz", y agregó que "los mapuches son nuestros hermanos. Debemos dejar de lado nuestras diferencias, la reconciliación es nuestro deseo final".

Méndez se refirió además al proyecto que rebaja la jornada laboral a 40 horas, impulsado por la diputada PC Camila Vallejo. El obispo señaló que la iniciativa, que debe ser discutida en la Sala de la Cámara tras ser aprobado en la comisión del Trabajo, "es movida por buenos sentimientos, pero en realidad pasa por un tema valórico y de principios, donde los trabajadores se comprometan a tener una actitud honesta, un compromiso con su esencia a lo que 'soy y de lo que estoy construido', a esto llamamos carácter".