Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 10 de junio de 2020

Meghan Markle y el príncipe Harry cambiaron de vida pero sus vecinos no están felices de tenerlos cerca

Tras renunciar a la familia real británica, la pareja se mudó a Los Ángeles.

Tras renunciar a la familia real británica, Meghan Markle y el príncipe Harry se fueron a vivir a Los Ángeles, Estados Unidos. Específicamente, se mudaron a una mansión que es propiedad del actor Tyler Perry, ubicado en un sector muy exclusivo de la ciudad.

Y aunque muy probablemente la pareja está feliz con el cambio, sus vecinos no lo están pasando bien. Desde la llegada de los duques de Sussex, dicen, la tranquilidad del complejo desapareció

"La gente paga millones para vivir allí porque es hermoso, privado y pacífico, pero con Harry y Meghan alrededor, todo se convirtió en un caos total, con paparazzi, helicópteros, drones no tripulados volando por encima de sus cabezas", dijo un vecino a la revistar Star. 

Sumado a lo anterior, otro residente del sector aseguró que Meghan y Harry no son muy simpáticos. "No son amigables en lo absoluto. Cuando sacan a pasear a sus perros no hacen contacto visual con nadie. Además, sus guardias de seguridad no permiten que nadie se les acerque", dijo. 

SEGUIR LEYENDO