Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 27 de abril de 2018

Estudio demuestra que la nieve de la cordillera es tan limpia como la del Ártico

Los científicos analizaron muestras de Putre en el Desierto de Atacama hasta el campamento Glaciar Unión en Antártica.

A pesar de que el 70% de la Tierra está cubierta por agua, sólo una mínima parte es dulce y la mayoría se encuentra congelada en los polos o forma parte de aguas subterráneas, aguas alimentadas, en última instancia, por el deshielo de las zonas más altas y por eso, su preservación es de vital importancia.

En este contexto, científicos chilenos presentaron los resultados del Proyecto Anillo que dirige "Carbono Negro en la Criosfera Andina", financiado por Conicyt.

El proyecto implicó analizar cientos de muestras de nieve recogidas por investigadores de seis universidades nacionales a lo largo de un trazado lineal de casi 7 mil kilómetros, abarcando desde Putre en el Desierto de Atacama hasta el campamento Glaciar Unión en La Antártica (a 800 millas del Polo Sur).

Imagen foto_00000031

La idea era cuantificar la influencia y el transporte del carbono negro (u hollín) y otras impurezas en la Cordillera de Los Andes y en la Antártica.

El carbono negro se origina en general en la combustión especialmente de motores a diésel, pero la nieve también puede ser afectada por el carbono orgánico, que se origina por ejemplo de estufas a leña o incendios forestales, así como por polvo natural.

Los muestreos realizados demuestran que "afortunadamente la cordillera no está ampliamente afectada por la contaminación".

En esa línea el científico destaca que las concentraciones de carbono negro detectadas fueron en general menores a las 14 nanogramos de hollín por gramo de nieve, lo que puede considerarse bajo y ubica a las nieves andinas al nivel de las de Alaska o el Ártico canadiense.

 

via GIPHY

SEGUIR LEYENDO