Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 28 de febrero de 2019

Benito Cerati: "Hubo una etapa en la que no me gustaba nada lo que hacía mi papá"

El músico habló de varias cosas antes de presentarse a Chile el 9 de marzo.

El músico argentino Benito Cerati de vez en cuando hace noticia por su actividad en redes sociales, donde ha lanzado frases como "estoy a punto de dar el show más importante de mi vida" y "la ultraderecha chilena hace que la ultraderecha argentina sea Plaza Sésamo". "Es un juego (...) Me gusta ver las reacciones", comentó respecto al polvo que han levantado sus palabras. 

"Si digo que me gusta el helado de frambuesa, siempre aparece uno que dice '¿qué tienes en contra de la gente que le gusta el helado de limón?'. Te encontrás con gente así que no aguanta nada. Y también los medios toman todo y me pintan como polémico. Cada vez que aparece eso yo me cago de risa porque soy la persona más tranquila del planeta. Nunca entro en conflicto con nadie", comentó en conversación con La Segunda, donde habló de su familia, su música y sobre la presentación que dará en nuestro país. 

El hijo de Gustavo Cerati y Cecilia Amenabar se presentará en Chile el próximo 9 de marzo en el teatro Nescafé de las Artes, tras lanzar el nuevo disco de su banda Zero Kill, Unisex. 

"NO ME SIENTO CHILENO NI ARGENTINO"

¿Qué es Chile para ti?, le preguntaron en la entrevista. "Muchas cosas. Está mi familia allá, tengo amigos muy cercanos y me encanta Chile como lugar. Forma parte de mi crecimiento. Quiero tocar seguido allá porque es parte integral de mi persona. En este disco me estoy mostrando mucho, sin personajes, estoy siendo honesto y Chile no puede estar ausente de ese proceso porque es parte de mi vida", sostuvo Cerati. 

"No me siento chileno ni argentino", agregó.  

"CREÍA QUE MI VIEJO HACÍA TODA LA MÚSICA DEL MUNDO"

Consultado por cómo fue ser criado por músicos, Benito contestó: "Cuando era chico yo creía que mi viejo hacía toda la música del mundo, que mi familia era la productora de toda la música que escuchaba". 

"Yo despegué rápido de la música de mi viejo. Esa fue una forma de distanciarme. Pero yo me rebelé con mis viejos de otras formas. La música nunca dejó de existir. Es algo que me hace bien, me sana, me hace comunicarme mejor que hablando", contó.

"A veces pasó a segundo plano en mi adolescencia porque estaba con otras cosas, en principio tratando de no repetir curso. También hubo momentos de depresión en los que no me daban ganas de tocar nada. Pero nunca la dejé. La rebeldía pasó por otro lado (...) En contestarle a mi viejo. Decirle 'no estoy de acuerdo en nada de lo que decís'. Hubo una etapa en la que me llevé menos con él que antes o que después, entonces no conectaba y no me gustaba nada de lo que hacía. Era una reacción bastante subjetiva", concluyó. 

SEGUIR LEYENDO