Click acá para ir directamente al contenido

Sábado 11 de febrero de 2017

Tres lecciones de vida que nos dejó 'La La Land' validadas por la ciencia

Los mensajes de vida de esta película son afirmados por los científicos.

La película que nos ha enamorado y nos maravilló con el baile y la música jazz, ahora también nos deja lecciones de vida sobre los sueños personales y la constancia de éstos.

Sin embargo, estas lecciones no son sólo ideas de los guionistas, sino que están respaldadas científicamente por diversos expertos. 

A continuación repasamos tres enseñanzas que nos dejó esta maravillosa película y que nos encantaría que recuerdes a diario:

ALERTA: Este artículo contiene spoilers.

1. Para hacer realidad tus sueños, hay que creer y perseverar

Mia es camarera y se pasa el tiempo sirviendo café a estrellas del cine. Sebastian sueña con abrir su propio club de jazz, pero tiene que contentarse con tocar una música que no le gusta en un pequeño club de Los Ángeles.

Un estudio realizado en octubre de 2015 por investigadores israelíes de la Universidad de Tel Aviv y publicado en el Journal of Applied Psychology, muestra que los jóvenes que tienen alguna vocación, tienen mayor capacidad de arrojo, de perseverar y de lograr un empleo en su ámbito predilecto. 

2. Tu pareja debe ser un gran apoyo... pero no demasiado.

Tanto Mia como Sebastian, atraviesan momentos de dudas y de profunda angustia, donde cada uno de ellos debe afrontar el miedo al fracaso. En esta historia se apoyan el uno al otro mejor de manera incondicional. Cuando las expectativas son demasiadas, las decepciones y los malentendidos también son muchos y la pareja estalla.

Un estudio de la Universidad de Iowa, que siguió a 103 parejas heterosexuales durante cinco años, demostró que no todos los apoyos son válidos en el contexto de una pareja. "La idea de que basta con respaldar lo suficiente a tu pareja para que un matrimonio funcione es un mito", explica la principal autora de este estudio.

3. No siempre acabamos con el amor de nuestra vida

Al final de la película, Mia y Sebastian no terminan juntos. Cada uno es feliz por su lado, han logrado realizar sus sueños, pero la pareja no ha durado.

La La Land nos recuerda que si nos aferramos a una ilusión o a una idea falsa, dejamos pasar otras experiencias que pueden guiarnos hacia una elección mejor o, al menos, diferente, asegura Abby Rodman, psicoterapeuta estadounidense.

Para Rodman, las enseñanzas de La La Land son simples: "Sé sincero contigo mismo, haz realidad tus sueños, forma una pareja con la persona adecuada y acepta que las cosas no siempre son como estaban escritas en el guión".

 

SEGUIR LEYENDO