Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 23 de noviembre de 2016

Saca el Drácula que llevas dentro: Según expertos, la sangre de los jóvenes podría combatir la vejez

En los próximos meses se obtendrán los primeros resultados, según informa Revista Science

Esta idea ronda desde siglos y de seguro la has escuchado: la sangre de una persona más joven posee propiedades mágicas que frenan el envejecimiento ¿Sí? Pues al parecer esta aseveración tiene algo de razón. Según se desprende de la conferencia "Young Blood for Old Brains", del profesor de neurología Tony Wyss-Coray, los efectos que tenía la tranfusión de sangre en distintos ejemplares de diversas edades de roedores sí surgen efecto.

La conferencia íntegra está disponible en video y en ella junto a su equipo explican el trabajo de años que ha sido poder demostrar este hecho. (si son muy aprensivos ¡Cuidado! porque durante el video se puede ver cómo cosen juntos a dos ratones en una técnica experimental denominada parabiosis).

"Por lo general, lo que hacemos es [...] emparejar un ratón de tres meses que sería el equivalente a un humano de veinte años con otro de dieciocho, que tendría 65 años en edad humana", cuenta Wyss-Coray en su charla. "Los dejamos juntos durante cinco semanas y luego analizamos aspectos como posibles cambios a nivel molecular, subcelular, celular, etc.".

No hay duda de que esta práctica parece salida de alguna historia de magia satánica o de un científico loco. De hecho, algunos defensores de los animales han criticado duramente la técnica por su crueldad y los efectos perjudiciales que tiene sobre los animales.

Si bien hay ciertos reparos por parte de la comunidad médica en relación a la nombrada técnica, esta práctica se realiza desde hace 150 años y al parecer compartir sangre con una persona más joven tiene efectos beneficiosos para la personas de avanzada edad. Así, se ha comprobado que, en el cerebro de roedores de edad avanzada que comparten el sistema circulatorio con ejemplares más jóvenes, se produce un aumento de la actividad sináptica, la neurogénesis y la plasticidad.

De esta manera Wyss Coray y su equipo trabajan desde ya en tratar a pacientes con Alzheimer administrándoles infusiones de plasma obtenido de la sangre de donantes jóvenes. En los próximos meses se obtendrán los primeros resultados, según informa Revista Science. 

SEGUIR LEYENDO