Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 29 de septiembre de 2017

¿Por qué las pizarras de tiza son verdes? Esta es la explicación

Es bueno que sepas que originalmente todas eran de color negro hasta mediados del siglo XX.

En el recuerdo colectivo de la gran mayoría se encuentra la educación con una imagen grabada que dificilmente olvidaremos: un profesor o profesora jugándose la vida por hacernos entender lo imposible en una simpática y querida pizarra verde. ¿Por qué verde? ¿Quién tomó tan osada decisión? ¿Cuáles fueron los motivos? Bueno, veamos...

El blog Mental Floss ha recopilado algunos datos clave acerca de esta curiosa asunto que ha vuelto a nuestros mentes casi sin querer. En efecto, "las pizarras de clase eran originalmente negras y no siempre se fabricaban con el material que les da nombre en castellano. En muchos casos se construían con tablas de madera, que se pintaban con tinta de porcelana o incluso con mezclas ingeniosas. Entre las fórmulas empleadas había cuyos ingredientes eran restos de patatas calcinadas y clara de huevo", explica ABC de España.

Como se puede suponer, las pizarras podían tener un precio accesible para todos generando que su difusión fuese bastante véloz en diversos países. Tanto fue el éxito que de inmediato surgieron voces que llamaban a encontrar mejores. Hasta que se hizo la luz: "Alguien se dio cuenta de que el fondo negro no era el más cómodo para permanecer atento y con la mirada fija durante todo el día; y además, cuando el sol brillaba solía producir deslumbramientos. Se ideó un nuevo modelo, una pizarra de porcelana verde sobre una base de acero. En pocas décadas entre principios y mediados del siglo XX ese verde sustituyó al clásico negro", señalan.

"Como el pasado siempre vuelve, en algún momento volvieron a fabricarse pizarras negras con materiales mejores, evitando los problemas anteriormente señalados. Pero lo cierto es que hoy en día la tendencia general parece progresar hacia cuadros blancos sobre los que se escribe utilizando rotuladores. Así se neutraliza un último inconveniente: la producción de polvo de tiza, una verdadera pesadilla para los alérgicos", explican.

SEGUIR LEYENDO