Click acá para ir directamente al contenido

Martes 25 de octubre de 2016

¿Por qué las alarmas se posponen nueve minutos?

Una pregunta capciosa: ¿Cuántas alarmas pones en la mañana? Si tu mejor amigo matutino es el botón "Posponer", pues bien pon atención a esta nota.

Cada mañana le pedimos a nuestro despertador otros nueve minutos y él muy amable lo concede sin chistar ¿Pero por qué nueve minutos es el tiempo estándar en la mayoría de despertadores, incluidos los celulares? No hay oscuras causas fisiológicas ni psicológicas: todo tiene que ver con el mecanismo de los relojes.

Este botón - también conocido como Snooze- se añadió a los relojes en la década del 50 y la configuración de los engranajes del primer modelo que lo incorporó obligaba a escoger entre dos posibilidades: que se volviera a activar la alarma después de poco más de nueve minutos o de poco más de diez.

No está tan claro por qué se optó por el intervalo más breve: algunos apuntan a la posibilidad de que la barrera de los diez minutos podría suponer la caída en un sueño profundo del que costara (aún más) despertarse. Es cierto que la primera fase del sueño dura unos diez minutos, pero se trata de una duración aproximada y variable. También podría haber influido el hecho de que los diez minutos suponen una barrera psicológica. 

Poco después ya había relojes que permitían escoger entre cinco y diez minutos, pero los nueve se han mantenido en muchos modelos por tradición, llegando incluso a los teléfonos móviles. Son una especie de estándar. Aunque, por supuesto, no falta quien tiene sus preferencias y escoge, por ejemplo, cambiar este intervalo o programar las alarmas del móvil a su antojo.

Diversos especialistas coinciden que el boton snooze sólo sirve para fragmentar "un sueño adicional, que acaba siendo de poca calidad", además de incitar "al cuerpo a entrar en un nuevo ciclo del sueño sin tiempo suficiente para completarlo". Pero por otro lado, ¿quién tiene la suficiente fuerza de voluntad como para salir de la cama a según qué horas?

Imagen foto_00000001

FUENTE: El País

SEGUIR LEYENDO