Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 30 de noviembre de 2016

¡OJO! Tener un "esposo de oficina" te haría más feliz

Un reportaje publicado por BBC indagó en los "matrimonios laborales", una realidad cada vez más común en los trabajos.

Más de alguna vez lo has escuchado: "las relaciones entre colegas no deberían ser demasiado cercanas". Sí, cierto. Pero esto cada vez ha ido quedando más atrás, cambiando los tipos de relaciones que se establecen en cada uno de nuestros trabajos. 

En estos días, las relaciones estrechas con nuestros compañeros de oficina frecuentemente son inevitables y crecen las relaciones llamadas de "esposos laborales", según describe un reportaje de la cadena internacional BBC.

Según encuestas del sitio de asesoramiento sobre temas laborales Vault.com, en el año 2010, 30% de los participantes manifestaron tener un "cónyuge laboral". Para 2013, la cifra había aumentado al 44%. Pero, ¿en qué se diferencia un cónyuge laboral de una amistad de trabajo y por qué son cada vez más frecuentes?

Chad McBride y Karla Mason Bergen, ambos profesores universitarias de la Universidad Creighton de Nebraska (EE.UU.) y del "College of Saint Mary" respectivamente, se propusieron definir este término al darse cuenta que en muchos lugares ya se hablaba de esta denominación. 

Luego de realizar en 2015 una encuesta por internet con 276 personas, los citados académicos definieron una relación de cónyuge laboral como una "amistad platónica especial con un colega de trabajo, caracterizada por un estrecho vínculo emocional, altos niveles de confidencia y apoyo, y confianza mutua, honestidad, lealtad y respeto".

En otras palabras, la relación es más intensa que otras de amistad en la oficina y comparte algunas características con el matrimonio, pero sin el componente romántico. Solo dos personas en el sondeo hecho por McBride y Bergen reportaron tener sentimientos románticos o que coqueteaban con su pareja laboral.

Los participantes destacaron que compartían con sus "cónyuges" aspectos similares de sus personalidades, como el sentido del humor o la inteligencia, e indicaron que sentían un alto nivel de confianza y apoyo en sus parejas laborales.

Algunas personas dijeron que esas relaciones mejoraron sus desempeños laborales y las hizo más productivas.

Además, los profesores encontraron que, debido a esa relación especial, las personas consultadas manifestaron divertirse más en la oficina y ser más leales a sus compañías. Friberg dice que él y su esposa laboral trabajaron tan bien juntos que sus superiores los dejaron dedicarse exclusivamente a hacer reportajes juntos.

"Te ayuda a sacar lo mejor de ti", dice.

Lo que sucede es que tenemos que trabajar en equipos para resolver los nuevos desafíos. En vez de crear fronteras estrictas entre el trabajo y la vida personal, las compañías están activamente intentando fomentar vínculos, enviándonos a retiros y organizando eventos para que podamos conocernos entre nosotros.

Eso crea más oportunidades para que se desarrollen relaciones de cónyuges laborales y hace que las amistades del trabajo sean más profundas que en las pasadas generaciones. "Con un cónyuge laboral uno puede ser más vulnerable y más abierto con los sentimientos y frustraciones".

SEGUIR LEYENDO