Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 13 de diciembre de 2018

Le negaron un permiso para construir en su propiedad durante una década y se vengó con escultura ofensiva de 7 metros

A Ted Pelkey no le vienen con cuentos.

No pasa desapercibida. Cualquiera que viaje por la Ruta 128 de Vermont, a la altura de Westford, en Estados Unidos, verá una escultura de una gran mano de madera con el dedo del medio arriba que mide casi siete metros de altura.

Y es que el estadounidense Ted Pelkey, de 54 años, cansado de una disputa que ya lleva 10 años, instaló la estructura en su jardín delantero. Todo para vengarse y enviar un mensaje a los funcionarios de la Junta de Revisión de Desarrollo de Westford.

Esta "batalla cuesta arriba", como la define Pelkey, surgió porque las autoridades en reiteradas ocasiones le han negado el permiso para construir un garaje de 700 metros cuadrados en su propiedad. Una edificación que necesita para trasladar su negocio de reparación de camiones y reciclaje de monofilamentos al lugar donde vive.

El argumento para negar el permiso durante tanto tiempo es que Pelkey no ha cumplido con los estándares de la ciudad en sus solicitudes, sin embargo, el estadounidense cree que es algo personal.

Imagen foto_00000001

"Esta gente me ha pasado por el escurrido y no está bien", dijo Pelkey a Boston.com. "No me han tratado de manera justa", aseguró.

Por eso, indignado y sin ningún pudor, el 30 de noviembre pasado montó la escultura que costó alrededor de 4 mil dólares. Y para asegurarse de que sea visible durante el día y la noche instaló dos focos que la iluminan.

Pese a su enojo, al oriundo de Westford le preocupa que sus vecinos y el resto de los habitantes piensen que el mensaje es para ellos. "Está dirigido directamente a las personas que se sientan en la oficina de nuestra ciudad. No estoy tratando de causar odio y animosidad a las personas que viven esa ciudad, porque hay muy buenas personas. Todas las personas son muy buenas personas", finalizó.

Y bueno, sin duda estamos ante un hombre de armas tomar. A Pelkey no le vienen con cuentos. 

 

 

SEGUIR LEYENDO