Click acá para ir directamente al contenido

Sábado 5 de agosto de 2017

Las 7 películas íconicas de Marilyn Monroe

En su fecha de fallecimiento, recordamos las mejores actuaciones de Monroe.

Norma Jeane Baker Mortenson, más conocida como Marilyn Monroe, fue una de las actrices estadounidenses de cine más populares de todos los tiempos.

Sus años de mayor popularidad en el cine partió con "Los hombres las prefieren rubias", para luego deslumbrar al público con películas como "Cómo casarse con un millonario", "Vidas rebeldes" y "La tentación vive arriba".

La actriz falleció el 5 de agosto de 1962, debido a una sobredosis de barbitúricos, a los 36 años de edad. En honor a ella, te dejamos las siete películas más destacadas de su carrera: 

Mientras la ciudad duerme (1950)

Fue uno de sus primeros papeles cuyo personaje tenía nombre, y encarnó a la joven amante de un corrupto hombre mayor. La cinta le permitió estar en la historia de uno de los mejores filmes negros, y -coincidencia-, fue el mismo director John Huston con quien rodaría su última película completa, once años después.

La malvada (1950)

Fue un papel muy pequeño, pero la rubia ya proyectó lo que se venía: una belleza cándida y de armas tomar. 

Niagara (1953)

Este monumento de tardío cine negro mezclado con la fatalidad del melodrama, tiene a Marilyn como una mujer fatal que consume -y sin poder evitarlo- a los hombres. Se considera uno de los grandes filmes de la actriz.

Los caballeros las prefieren rubias (1953)

Conocidas sus habilidades para el musical, Howard Hawks vio enseguida el diamante en bruto que se escondía tras esa rubia platino de mirada polivalente y decidió explotarlo en una declaración de principios en forma de canción-leyenda: "Diamonds are Girl's Best Friends". La verdadera estrella de la película era Jane Russell, pero ella asumió su rol diciendo: "por lo menos, soy la rubia". El público respondió como el propio título de la película.

Cómo casarse con un millonario (1953)

En la misma línea que "Gentlemen Prefer Blondes" pero cambiando París por Nueva York, Marilyn Monroe consiguió otro éxito, aunque esta vez flanqueada por dos bellezas muy distintas a la suya, Betty Grable y Lauren Bacall.

Bus stop (1956)

Primer intento de Marilyn Monroe por demostrar que era una actriz con habilidades dramáticas, Bus Stop, de Joshua Logan, exploraba por primera vez su acentuado potencial melancólico como cantante. Sacrificó su rubio platino para oscurecerlo un poco hacia el pelirrojo.

El Príncipe y La Corista (1957)

La actriz fue lo más destacado del filme y alimentó su mito de los romances tras las bambalinas.

 

SEGUIR LEYENDO
Tags: Marilyn Monroe