Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 17 de enero de 2018

La caótica llegada del obispo Barros a Maquehue

Su participación ya había sido polémica en las actividades del Papa Francisco en Santiago.

La visita de Francisco I a nuestro país comenzó con un claro mensaje que ha sido la frase más importante de lo que lleva el Papa en Chile: "No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza, vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia", dijo el Sumo Pontífice en su discurso en La Moneda.

Solo horas más tarde de la celebrada declaración del Papa, fue visto el cuestionado obispo de Osorno, Juan Barros, quien ha sido apuntado como encubridor de Fernando Karadima.

Su llegada a Maquehue, nuevamente generó caos, mientras más de una decena de periodistas lo abordaron en el recinto de la Región de La Araucanía. Los medios de comunicación le preguntaron si será parte de los miembros de la iglesia que oficiarán la misa en Temuco, a los que contestó "por supuesto" y agregó que "para un obispo, para un sacerdote es una alegría inmensa celebrar la misa con el Santo Padre", afirmó. Al terminar, una mujer que llegó al lugar le gritó que se fuera, porque en Temuco no querían más polémica.

"Yo he dicho muchas veces que no he sido testigo de eso", respondió al ser consultado por las acusaciones de haber ocultado los abusos de Karadima. 

SEGUIR LEYENDO
Tags: Papa Francisco