Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 31 de mayo de 2017

Estas dos fotos dan cuenta de la enfermedad que ninguna mamá quiere hablar

Una mujer subió dos fotos junto a sus hijas, las cuales, en cosa de minutos se volvieron virales por revelar con bastante nitidez una realidad que muchas madres viven sin ser comprendidas.

Si bien, traer hijos al mundo puede significar la experiencia más hermosa para una mamá, la rutina en torno a este nuevo ser, puede volverse agobiante, cansadora y muchas veces, angustiante.

Como es deber de la madre atender todas y cada una de las necesidades de estas mini personas, hay poco tiempo para detenerse a observar lo que se siente. Y es que como describe la psicopedagoga argentina Laura Gutman, la mujer que enfrenta la llegada de un hijo, enfrenta a su propia sombra. Sin ir más lejos, en su libro "La meternidad y el encuentro con la propia sombra" apela a la madurez emocional de las mujeres que devenimos madres para que asumamos la valentía de entrar en contacto con los propios aspectos sombríos, que se manifiestan a partir de la llegada de los hijos.

Pero ¿qué pasa cuando la madre no alcanza esa madurez emocional?  

Pues bien. En ese sentido hay muchas mujeres que caen en un estado depresivo, sin ánimos de enfrentarlo, ni mucho menos, de hablarlo. Una de ellas es Kathy DiVincenzo, quien se animó a subir a Facebook dos fotos junto a sus dos hijas, ambas, aparente muy parecidas, pero no tan en lo profundo, muy distintas entre sí.

Mientras en una aparece con la menor de sus hijas recostada sobre el suelo, con la mayor demandando su atención y ella despeinada, ojerosa, desanimada, con un sostén medio puesto, medio caído, en un dormitorio lleno de juguetes desparramados por todas partes, en la otra imagen, vemos a Kathy arreglada, sonriente, con su hija más pequeña recostada sobre una colcha y a la mayor, demandando igualmente atención. Eso sí, en esta fotografía a ella parece no importarle la situación. Se le ve resuelta, tranquila.

"La verdad es que estas dos imágenes representan mi vida dependiendo del día. Sin embargo, yo sólo compartiría una de estas realidades cómodamente, y ése es el problema. Lo único más agotador que padecer estas situaciones es fingir diariamente que no lo hago" explica Kathy. "Temo que pensarás que soy débil, loca, una madre terrible o el otro millón de cosas con las que mi mente me trata de convencer, pero sé que no estoy sola en esos pensamientos".

Con estas dos imágenes, Kathy quiere "acabar con el estigma y romper el silencio" que hay en torno a la depresión posparto. Para ello pide a las demás mujeres que también lo sufren que cuenten sus historias para que "todas sepan que no están solas", informa La Vanguardia

A continuación te invitamos a revisar la publicación hecha por Kathy, un llamado a normalizar la depresión postparto y que invita a no pasarla por alto:

SEGUIR LEYENDO