Click acá para ir directamente al contenido

Sábado 2 de septiembre de 2017

El norcoreano que huyó de su país por su adicción a las teleseries

Tras ser sorprendido viendo este contenido, fue encarcelado y torturado por el régimen de Kim Jong-un.

En norcorea, prácticamente, todo lo que implique ponerse en contacto con el mundo exterior a ese lugar está prohibido.

Bien lo sabe cada uno de sus habitantes, cuando Kim Jong-un ha sucedido a su padre con mano dura, ofreciendo cárcel, duros castigos y hasta la muerte a todo ciudadano que se atreva a violar las estrictas normas.

Tal fue el caso del disidente norcoreano Hak-Min Kim, quien fue fue encarcelado y torturado tras ser sorprendido mirando telenovelas y películas extranjeras, que utilizaba como refugio emocional en medio de la difícil situación del país. Hoy, Corea de Sur es su nueva casa.

Imagen foto_00000001

Desde que tiene uso de razón, Hak-Min Kim ha sido un aficionado de los aparatos electrónicos, en su pueblo natal en Corea del Norte. Y con sus habilidades de ingeniería no le fue difícil ingeniárselas para acceder secretamente a programas del exterior, todo esto, en un país en el que los ciudadanos sólo tienen acceso a un canal oficial.

Fue mediante las telenovelas surcoreanas -que en muchas ocasiones entraban de contrabando a Corea del Norte- cómo comenzó a tener una idea de la vida en el vecino país, hacia donde años más tarde tuvo que huir.

"También miraba 007 y estaba fascinado con cómo James Bond podía activar en su reloj un rayo láser que abría un agujero en la pared, o la pistola que reconocía a Bond y por eso no disparaba contra él. Paraíso puro!!!", explica.

Cuando decidió compartir los contenidos que estaba viendo, fue sorprendido. De hecho, en una oportunidad llevó una película a casa de un amigo y la vio con la familia de éste, pero un oficial del Estado se presentó, confiscó los dispositivos y preguntó de quién eran.

En esa ocasión, tenía 17 años y lo perdonaron, pero posteriormente fue arrestado en otras dos ocasiones por el mismo crimen. La tercera vez lo sorprendieron viendo una película con unos amigos y fue acusado de distribuir material ilegal, que conlleva una pena más dura.

Fue arrestado y torturado y uno de sus amigos murió en la cárcel por haber incurrido en el mismo delito.

 

 

 

 

SEGUIR LEYENDO