Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 5 de abril de 2018

El caso que podría meter preso al ex presidente de Brasil Lula da Silva

El ex mandatario está condenado a 12 años de cárcel.

El denominado caso Lava Jato ha sido considerado la mayor operación de corrupción en la historia de Brasil y que terminó afectando también a otros países de Latinoamérica.

Todo comenzó en el 2013, cuando la policía de ese país descubrió una operación de lavado de activos. Al tirar ese hilo, descubrieron una extensa red de intercambio ilegal de favores entre empresarios y políticos.

Todo funcionaba así: la empresa Petrobras, con el supuesto fin de crear empleos en Brasil, licitaba sus obras y a cambio de elegir a ciertas empresas, pedía sobornos de alrededor de un 3% del presupuesto total. Ese ingreso por soborno era repartido entre los empresarios y los políticos. Según la investigación y la acusación realizada en 2016 por el juez Sergio Moros, Lula da Silva, ex presidente de Brasil, habría recibido cerca de 8 mil dólares en sobornos cuando era presidente, con el fin de favorecer a la constructora OAS en esas licitaciones.

El dinero se blanqueaba a través de distintos negocios como hoteles, lavanderías, bombas de bencina, lavados de auto (de ahí sale el nombre del caso). Una vez blanqueado, se transfería a cuenta en China y Hong Kong mediante empresas fantasmas.

Lo último del caso, es que el ex mandatario brasilero quedó a un paso de la cárcel. Esto, luego de que el máximo tribunal de Brasil rechazara el pedido de habeas corpus, que buscaba que se decretara ilegal el arresto de Da Silva. Su defensa aún cuenta con algunos días para presentar un último recurso que podría aplazar su detención, aunque su encarcelamiento es casi inminente.

De concretarse, la condena es de 12 años de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero. Aún así, el ex presidente ha expresado su intención de volver a ser candidato en octubre para gobernar el país.

SEGUIR LEYENDO