Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 2 de julio de 2014

Blackphone

Imagen foto_00000001

Cuando se anunció en el Congreso de Telefonía Celular en Barcelona el lanzamiento de Blackphone, un teléfono para cuidar la privacidad, empezaron cientos de rumores, considerando sobre todo las filtraciones de Edward Snowden. Cuatro meses después y con un precio de US$629 Blackphone ya puede adquirirse, pero ¿vale la pena? La premisa de venta es que tú estás en control de tus datos, tu dispositivo y nadie más puede acceder a tu información. Blackphone opera bajo Android pero con una capa añadida de seguridad con la cual sus creadores rebautizaron a la plataforma como PrivOS. Esa capa encripta los datos que existen en el teléfono, dificultando así su rastreo. Adicionalmente una de las características más importantes del dispositivo es un conjunto de apps para añadir un nivel más de seguridad. Aplicaciones como Silent Voice y Silent Text permiten realizar llamadas y enviar textos de forma privada. Mientras que SpiderOak crea una nube privada en la que los usuarios pueden respaldar su información encriptada sin temor a que un cracker robe sus datos. La empresa detrás del producto se llama SGP Technologies y es el resultado de una aventura conjunta entre la start-up española GeeksPhone (fabricante de teléfonos) y la empresa especializada en seguridad informática, Silent Circle. El teléfono se vende en más de US$600, pero de ahí no vienen los principales ingresos. Como indica la compañía creadora, el dispositivo tiene preinstaladas aplicaciones que cuestan más de US$800 y que tienen una suscripción que expira en dos años. SPG ya está distribuyendo los teléfonos a quienes los preordenaron, el resto de los mortales podrá adquirirlos a partir del 14 de julio.

SEGUIR LEYENDO