Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 30 de octubre de 2015

ES HORA DE COCINAR | Un método para que los huevos siempre te queden perfectos

Hay quienes los prefieren bien cocidos, otros más crudos o en su punto. ¿Cómo cocinar tu huevo predilecto? Acá la fórmula.

Huevos duros, a la copa, revueltos o pochados. Con la yema bien cocida, casi seca, o al revés, muy líquida y elástica; o lo mismo, pero con la clara. Cada persona tiene su gusto para comer huevo, así es que no es cosa de llegar y echar agua a una olla, depositar un huevo y esperar a que se cueza. No. 

Para lograr la consistencia que se desea, la yema y la clara necesitan temperaturas diferentes. La temperatura ideal para la clara es de 82°C, así la clara se vuelve sólida pero no pierde su textura suave y no se hace gomosa.

Mientras que para la yema la temperatura ideal es 5 grados menor, 77°С: a temperatura más alta la yema se vuelve seca y quebradiza y se pone de un tono desagradable gris verdoso.

El chef estadounidense J. Kenji López-Alt decidió encontrar una manera óptima para preparar el huevo cocido aplicando la ciencia: sumergió algunos huevos en agua hirviendo por 30 segundos, luego les agregó varios cubos de hielo y esperó a que el agua hirviera nuevamente. Para obtener la consistencia ideal, el chef cada 30 segundos sacaba del agua un huevo y revisaba su estado de cocción.

Y estos fueron los resultados que obtuvo:

Imagen foto_00000001

Fuente: Genial Guru.

SEGUIR LEYENDO