Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 5 de noviembre de 2015

VIAJAR | Ciudades europeas que no se te ocurriría visitar, pero que probablemente sí deberías

Si planeas recorrer Europa, quizás puedas pasar a alguna de estas bellas ciudades.

1. Bérgamo, Italia

Imagen foto_00000017

Esta ciudad frecuentemente ignorada por los turistas, se trata de la más "fina ciudad de la región de Lombardía", según Janette Griffiths, periodista especializada en turismo y columnista del The New York Times. Se trata de una ciudad medieval, con angostas callejuelas y cafeterías donde se puede disfrutar de un "gelato". Además, es la partida perfecta para turistear por la región lombarda y sobre todo para conocer los maravillosos lagos que la rodean. Foto: AP/FOTOLIA

2. Vitoria-Gasteis, España

Imagen foto_00000003

Habitualmente eclipsada por Bilbao y San Sebastián, Vitoria una joya olvidada del País Vasco. Se trata de una ciudad medieval que fue fundada a finales del siglo XII, y que hoy es una ciudad de diseño urbanístico ejemplar. Conserva un casco medieval en el que se encuentran innumerables lugares tradicionales como la Plaza de la Virgen Blanca y la Catedral de Santa María. Foto : AP / FOTOLIA

3. Tavira, Portugal 

Imagen foto_00000020

Tavira es una de las ciudades más bonitas de la región del Algarve. Se asienta a ambos lados del río Gilão, en pleno Parque Natural de la Ría Formosa y a escasos minutos de la provincia de Huelva. Pese a su antigüedad, ha sabido conservar su patrimonio arquitectónico: calles empedradas, fachadas con azulejos, muchas terrazas para tomar café y restoranes donde comer pescado frito. Además de sus construcciones, Tavira cuenta a su vez con magnificas playas de aguas azules y fina arena blanca, a las que en conjunto se las conoce como Isla de Tavira (Ilha Tavira, en portugués).

4. Osijek, Croacia

Imagen foto_00000021

Es la capital de la región de Eslavonia y está ubicada muy cerca de la frontera con Serbia y con Hungría. Tiene muchos sitios históricos que fueron reconstruídos luego de los conflictos civiles de la década de los '90. Es una pequeña y agradable ciudad de unos 100.000 habitantes a orillas del río Drava, pero mucho menos monumental que la celebérrima "perla del Adriático". Aquí no hay un millón de turistas agolpados en las calles, es la Croacia de los croatas.

5. Skopje, Macedonia 

Imagen foto_00000022

Occidente en el Sur y Oriente en el Norte: un viaje a Skopje enloquece la brújula. La culpa la tiene el río Vardar que, al cruzar la ciudad, separa dos mundos: en su orilla meridional, el visitante se siente en el corazón de los Balcanes, y en la septentrional, en algún pueblo de Anatolia. Sin transición. No podría ser de otro modo: es una capital que simboliza perfecto a un país que fue por excelencia epicentro de contactos —intercambios unas veces, enfrentamientos otras— entre Europa y Asia.

6. Treviso, Italia

Imagen foto_00000002

Treviso (antigua Tarvisium) es una ciudad del noreste de Italia, capital de la provincia del mismo nombre, situada en la región del Veneto. El monumento más relevante es la catedral de San Pietro, del siglo XVI, de la que destacan sus siete cúpulas. En posesión de los romanos, en el siglo VI fue la sede de un ducado lombardo y en el siglo XII pasó a ser miembro de la Liga Lombarda y parte de la República de Venecia. De hecho, la llaman la "Venecia en miniatura", puesto que sus callejuelas pintorescas con casitas coloridas de verdad recuerdan Venecia con su aspecto. El centro histórico está rodeado por fortificaciones y muros medievales, y se crucen dos ríos, Kanian y Sile. 

7. Tbilisi, Georgia

Imagen foto_00000007

Un país al abrigo de las montañas del Cáucaso, de profundas raíces cristianas, cuyas catedrales, iglesias y monasterios pueden tener más de mil años y dibujan con sus torres y cúpulas el perfil más característico del horizonte georgiano. Tbilisi, la apacible capital en plena ruta de la seda (Tiflis) ha cambiado el desfile de caravanas por un ritmo acelerado y mestizo. Desde allí se puede proseguir la antigua ruta por ciudades como Miskheta, Gori y Kutasi hasta las playas del Mar Negro y las impresionantes cuevas naturales, algunas habitadas desde época pre cristiana. 

8. Nantes, Francia

Imagen foto_00000023

¿ Dónde nació Julio Verne? ¿Dónde puede cruzarse con un elefante paseando por los muelles? ¿Dónde se encuentra el primer castillo del Loira? ¿Dónde se puede ver un barco blando escapando de una esclusa?. Nantes es la respuesta.

9. Bregenz, Austria

Imagen foto_00000009

Bregenz es un balneario austriaco que durante el invierno pone en marcha sus pistas de esquís de montaña, y que en verano abre sus rutas de excursiones por la ciudad y sus alrededores. Una de las razones por las que es conocida es por su espectacular festival de ópera, que se realiza a orillas del Lago Constanza, en un enorme escenario flotante. 

10. Lubeck, Alemania

Imagen foto_00000005

Se encuentra a orillas del Trave, el río con el puerto alemán más grande del mar Báltico y uno de los más importantes de Europa. Pero más que por eso, Lübeck destaca por ser una de las ciudades medievales más bellas del continente. Esta ciudad fue capital de la Liga Hanseática durante siglos, y forma parte de la lista de sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Fue una de las pocas ciudades alemanas que se salvó de los bombardeos masivos de la Segunda Guerra Mundial, y "sólo" un 20% de su casco urbano fue borrado del mapa. Esto es debido a que se convirtió en centro logístico de la Cruz Roja durante el conflicto bélico, y por ello fue algo más respetada que otras ciudades que no corrieron la misma suerte, como Colonia o Frankfurt.

SEGUIR LEYENDO