Click ac� para ir directamente al contenido

Lunes 31 de agosto de 2015

MODA | Las lecciones de estilo de Lady Di

Hoy se cumplen 18 años de su muerte y Lady Di vuelve a ser recordada por los medios de todo el mundo. Acá, una galería con sus lecciones de estilo.

¿En qué se parecen Diana de Gales y la cantante Rihanna? En nada podría ser la primera respuesta de la mayoría, pero para la escritora Camille Piglia, tienen mucho más en común de lo que imaginamos. En un artículo escrito para la revista del Sunday Times, titulado Why Rihanna is the new Diana, la periodista británica dio al menos dos razones de porqué tienen más semejanzas que diferencias: ambas eligieron al hombre equivocado y las dos, tras el desencanto y el despecho, utilizaron la moda y los medios de comunicación como armas de defensa.

La transformación de Diana de Gales de una mujer a quien la moda no le importaba demasiado, a una que la utilizaba a su favor, tiene una fecha exacta. Ocurrió el 29 de junio de 1994, cuando el príncipe Carlos admitió en un programa de televisión que tenía un affaire con Camila Parker Bowles. Esa noche, la revista Vanity Fair daba una fiesta en la Serpentine Gallery de Londres, al que estaba invitado el matrimonio real. Y Diana, en vez de quedarse en su casa llorando o avergonzada por las declaraciones de su marido, decidió asistir al festejo con un vestido negro de Christina Stambolian, que dejaba al descubierto los hombros –con un generoso escote– y sus piernas. A partir de ese día, su vestido negro pasó a ser bautizado como el vestido de la venganza, y Lady Di comenzó su relación con la industria de la moda.

Lady Di comenzó a lucir prendas de las grandes marcas de moda: Chanel, Christian Lacroix, Armani, Jimmy Choo, Manolo Blahnik eran algunas de sus firmas preferidas, y en cuestión de joyas: Chopard o Cartier. Versace llegó a ofrecerle un millón de libras por protagonizar una de sus campañas publicitarias. Cada vestido que llevaba era imitado por miles de mujeres que seguían su estilo. Mejoró su peinado, haciéndolo más casual, y refinó su maquillaje.

"Sin lugar a dudas, Diana fue el más poderoso de los iconos de la moda y el estilo de su tiempo", dijo Giorgio Armani. "Poseía algo más que estilo. Poseía una fuerza interna que la hacía brillar. Esta cualidad trascendía a la moda", reconoció Tom Ford. "Su estilo cambió en los 90, se la podía ver con vestidos más atrevidos, se liberó del protocolo, se deshizo del armario de princesa y se hizo uno nuevo con aquellas prendas que le quedaban bien a la nueva mujer en la que se convirtió", sentenció Valentino. El fotógrafo Mario Testino, quien la inmortalizó en sus mejores imágenes para la revista Vanity Fair, llevando un vestido de escote halter, de Catherine Walker, dijo de ella: "irradia algo mágico. Mezcla de belleza, glamour y nobleza".


SEGUIR LEYENDO