Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 20 de febrero de 2020

Javiera Contador camino a Viña: "Será un festival distinto porque Chile está distinto; hay que hacerse cargo"

La actriz, conductora y comediante contó cómo se ha preparado para subir al escenario de la Quinta Vergara.

El lunes 24 de febrero será muy importante para Javiera Contador. Ese día, después de dudarlo un poco, la actriz, conductora y comediante subirá por primera vez al escenario del Festival de Viña. Con su monólogo de stand up, será la encargada de llevar el humor a la Quinta Vergara en una noche en que solo se presentarán mujeres: la acompañarán las artistas nacionales Francisca Valenzuela y Mon Laferte. 

"Me parece maravilloso. Me siento súper protegida y contenta de que me haya tocado ese lugar", comenta la locutora de Oasis FM respecto a la jornada en que debutará. 

A días de eso, Contador reconoce: "Estoy nerviosa igual porque falta muy poquito, pero como un nerviosa-tranquila. Como una tensa calma, como dicen los periodistas. Creo que he trabajado harto en la rutina, en el material, lo he probado harto y siento que puede funcionar, pero también con una incertidumbre tremenda porque uno no sabe qué va a funcionar y cómo lo va a recibir el público". En ese sentido, cuenta que "la preparación ha sido más que nada, para mí, probar el material. Probarlo, probarlo. Estuve en el Festival de Iquique y había como 15 mil personas y lo recibieron muy bien, lo cual fue súper bueno para mí porque nunca lo había probado tan masivamente". 

-Se ha dicho mucho que la del stand up es tu faceta menos conocida. ¿Estás ansiosa por mostrarla?
-Para mí no es tan nueva porque yo le veo una lógica más bien actoral, pero entiendo que para las personas sea algo nuevo. Y eso lo encuentro bueno al final porque la gente se sorprende para bien y eso me parece precioso. Poder sorprender es súper bonito. Yo llevo igual trabajando como hace un año y medio y hago stand up dos, tres veces por semana y el último tiempo cuatro, cinco, entonces igual es harto trabajo. Lo que pasa es que es mucho más piola y eso es bueno también: tiene menos visibilidad mediática, lo cual hace que uno también pueda subirlo a un escenario más masivo sin que nadie te haya visto. Eso no ocurre en otras pegas que son más bien expuestas.

-¿Qué te llevó a experimentar en el stand up? ¿Qué espacio encontraste ahí?
-Para mí tiene una lógica con respecto a lo que he hecho porque yo soy actriz, he trabajado bastante en distintas áreas -teatro, cine, tele- el tema del humor. Es un tema que me parece muy interesante para seguir desarrollando. Y en ese contexto del humor, hacer stand up me parecía interesante para probar el género, para ver cómo es esto. Y una vez que lo conocí me pareció súper entretenido, interesante también. Es más expuesto el stand up: uno habla desde uno, entonces eso involucra reírse bastante de uno, desde las contradicciones propias. Trabajar desde ese lugar era algo súper nuevo para mí. Yo siempre, en general, funciono más desde personajes. Y no funcionar desde personajes, sino desde Javiera para contar algo, al principio me costó un poco, pero luego fue bastante fluido: el escribir, el probar, el atreverse un poquito más. Y también siento que el humor hoy no está bueno. Bueno, nunca ha estado bueno, pero antes uno se reía mucho de los otros: del defecto de las otras personas. En el stand up, por lo menos yo, me rio mucho de mí, no desde la persona con tales características porque eso ya está feo hacerlo.

-En tu rutina hablas mucho sobre la maternidad…
-Tiene que ver con mi historia personal, con el deber ser. Como que uno siempre pretende ser una mejor mamá de lo que es o es mejor mamá de la boca para afuera de lo que es dentro de la casa, y yo juego con eso. Pero también trato de jugar sabiendo que la mayoría de la gente, en este tiempo, no son mamá y papá. Se usa menos porque, no sé, la gente tiene gatos. Y eso es muy divertido, igual se mueren de la risa y es bonito lo que se produce.

-¿Qué fue lo primero que pensaste cuando te invitaron al Festival de Viña? ¿Fue en medio del estallido social?
-No, fue previo, fue como a fines de septiembre. Me invitaron dos veces. La primera dije que no, así rotundamente. Sentía que no estaba lista, que era un escenario muy expuesto y dije 'no, para qué me voy a arriesgar con un nivel de exposición tremendo, puedo seguir trabajando mi material'. Y después empecé a tener mucho show, a trabajar mucho, y sentí que mi material estaba mucho más contundente. Entonces dije 'no, el material está bueno ahora y lo puedo contar ahora, después ya no va a tener los mismos efectos para mí ni la misma vigencia'. También pensé que no podía dejar de hacer algo que me parece que puede ser importante para mí profesionalmente y también un desafío personal por miedo a esta sobreexposición o a la crítica o a que te vaya mal. Asumí el desafío.

-Contaste que Stefan Kramer te convenció de ir porque te dijo que sería un festival súper importante, que pasaría a la historia y "es importante que uno esté ahí"…
-Cuando recién explotó y empezó el estallido social yo obviamente tuve dudas porque, en el fondo, de qué te ries cuando agarras conciencia, que quizás la tenías pero no con tanta fuerza, de que Chile lo había pasado pésimo, de que la gente estaba en malas condiciones. Uno sabía que había problemas de salud, uno sabía que había problemas con las jubilaciones, con el tema de la educación, pero no a estos niveles y así muchas otras cosas. Entonces reírse es difícil a veces. Y me acuerdo que vino esta concentración de comediantes que hubo en Recoleta, que fuimos muchos, y ahí sentí cómo la gente conectaba con el humor sin dejar de hacer críticas y fue súper bonito. Y después igual nos cuestionábamos Viña porque tampoco sabíamos si se iba a hacer, y en una conversa que tuve con Stefan, cuando yo estaba un poco insegura, me dijo que él sentía que a uno le toca estar ahí por algo. Si te toca este 2020, con este Chile, por algo será. Y yo creo que este va a ser un festival distinto porque ocurre en un Chile distinto, entonces hay que hacerse cargo de eso. 

-¿Le hiciste cambios a tu rutina a raíz del estallido social?
-No, yo no he cambiado mi rutina. Ahora, mi rutina la cambio todos los días porque es muy desde mi percepción de la vida y va cambiando y me pasan otras cosas y evidentemente desde el 18 de octubre en adelante yo he cambiado y mi percepción sobre la vida ha cambiado porque tengo otros sentimientos. Entonces, evidentemente, igual la rutina se ve influenciada por eso, porque yo hablo muy desde mí. Y si a mí me pasan cosas con el estallido, si tengo sensaciones, quedan en manifiesto. No la cambié, pero sí cambiaron cosas porque como hablo muy desde el presente y desde hoy en día se va modificando. Y obviamente hay cosas que tienen que ver con la contingencia que están.

NADA QUE PERDER

En marzo la conductora de Oasis FM comenzará un nuevo programa: Nada que perder, un espacio en el que Javiera, de lunes a viernes entre 13:00 y 14:00 horas, conocerá el mundo de sus invitados a través de distintas dinámicas cruzadas de conversación.  

"Es un programa para compartir, jugar y echar la talla, pero al mismo tiempo, a través de ese echar la talla, poder conocer a alguien. Tiene harto humor y me encanta poder tener un poco de humor hecho por mujeres", detalla Contador. "Tiene bastante de cómo soy yo, de cómo me relaciono en la vida con las personas. Siempre para mí es muy entretenido conocer el lado b de las personas. Conocer a las personas a través de su humor me entretiene mucho", concluye. 

SEGUIR LEYENDO