Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 6 de junio de 2019

Carlos Pinto recordó el momento en que un seguidor le confesó el asesinato de su mejor amigo

"Habían pasado 7 años de ese delito y él confiaba en que yo podía socorrerlo", confesó en Intensamente.

Carlos Pinto es toda una institución en Chile. Con programas como El día menos pensado y Mea culpa, el periodista de 60 años se convirtió en un ícono del misterio policial, llegando a convertirse, incluso, en sujeto de confesiones de crímenes. Y es precisamente sobre esto que habló con Javiera Contador en Intensamente. 

"¿Te ha llamado la policía para trabajar ciertos casos porque el acusado por determinado crimen solo quiere hablar contigo?", le preguntó Javiera. "Sí, sí, hubo un caso que recuerdo mucho", respondió Pinto. 

Según relató el periodista, hace años, un joven de entre 28 y 30 años llegó a su productora para hablar con él. Esta persona la semana anterior había visto un capítulo de Mea culpa que narraba el caso de un hombre que no pudo con la culpa y finalmente confesó un asesinato. "Y el joven, motivado por esta situación, acude a mí para decirme 'yo no soporto esta impunidad'", contó Pinto. 

"¿Qué pasó", le preguntó el conductor de televisión. "En el Zanjón de la Aguada, donde yo vivo, al frente, hay un zanjón, está la carretera, etcétera, y tuve una pelea con mi gran amigo y lo maté y lo enterré", dice Pinto que le confesó el joven. 

"Yo dije esto es una locura. Yo fui muy cauto y le dije 'ah, sí, lo mataste, ¿y por qué lo mataste?'. Y me daba varias explicaciones, yo escéptico", aseguró. El hombre le indicó el lugar y Pinto, a pesar de estar algo incrédulo, hizo las gestiones para ir hasta el lugar con la policía.

Al día siguiente, un periodista que trabajaba con Pinto fue al sitio del supuesto crimen junto a los detectives. Ahí harían un hoyo para ver si efectivamente había un cuerpo, mientras el conductor de Mea culpa esperaría al presunto asesino en la productora. 

"Hueón, aquí hay un muerto. Vente", le dijo por teléfono su colega desde el lugar de los hechos. "Es que este tipo no ha llegado y no está en la casa tampoco", le respondió Pinto, desesperado, al no saber dónde estaba el joven, quien rato después lo llamó diciendo "disculpe, don Carlos, pero me había arrepentido de ir. Usted comprenderá, tuve que despedirme de mi familia, no sabía si ir...".

"Tienes que venirte, esto ya empezo y me dejaste en el medio", le contestó Pinto. 

Finalmente apareció y fueron hasta el Zanjón de la Aguada, donde tomaron preso al joven. "Habían pasado siete años de ese delito y él confiaba, erróneamente, en que yo, salvador de las almas en pena, podía socorrerlo y liberarlo de esto", comentó el ícono del misterio. "Sentí que él había acudido a mí en la desesperación", concluyó. 

SEGUIR LEYENDO