Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 11 de noviembre de 2019

Abogado constitucionalista: "No sabemos qué significa para el Gobierno el Congreso constituyente"

Tomás Jordán puntualizó en que "si esto es del propio parlamento, con baja legitimidad, es muy difícil que descomprima un conflicto que es más amplio".

La mañana de lunes, en Esto no es Plaza Italia, el abogado constitucionalista y cientista político, Tomás Jordán, se refirió al anuncio del gobierno, realizado por el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, de que iniciará un proceso para un cambio de Constitución por medio de un Congreso constituyente.

"Ayer en la noche estuvimos en presencia de un hecho histórico al final, que la derecha, el oficialismo hoy día, por primera vez en la historia se abre a una nueva Constitución", sostuvo Jordán. "El tema es que no sabemos qué significa para ellos el Congreso constituyente", puntualizó el especialista. 

En ese sentido, indicó que "hay tres hipótesis posibles: que sea el actual Congreso, que sea el próximo Congreso o que sea un Congreso convocado para estos efectos, en el fondo es una especie de convención electa con delegados para que redacten una nueva constitución. Y eso no lo tenemos claro".

A criterio del abogado, que una nueva carta fundamental ayude a superar la crisis social por la que atraviesa el país "depende de qué entienda el gobierno por Congreso constituyente, porque si esto fuera del propio Congreso, con baja legitimidad, es muy difícil que descomprima un conflicto que es más amplio que eso". 

"Si hubiese una elección abierta de delegados, incluso una mixtura entre congresistas y delegados electos -esto no soluciona el problema de fondo que es la falta de un pacto social general-, pero permitiría abrir canales de participación y se podrían expresar en las elecciones las distintas miradas hacia ese pacto nuevo y se reflejaría en una Constitucion. En ese sentido podría llegar a descomprimir", agregó Jordán. 

CRÍTICAS A LA CONSTITUCIÓN DEL 80

Tomás Jordán comentó que son tres las principales críticas que se le hacen a la actual carta fundamental: "A nivel de teoría, que tiene que ver con el principio de subsidiariedad, y que no permite distintas alternativas más sociales o que prime en algunos casos el principio de solidaridad. Lo vemos en salud, lo vemos en pensiones. En el fondo es una Constitución que está pensada en el individuo y no en la cooperación". 

"Dos, tienes un régimen hiperpresidencial (...) Y el Congreso es muy débil en cuanto a su corresponsabilidad en el ejercicio del poder (...) Y tercero, con la actualización de ciertos derechos que la Constitución no tiene o que afirma de una manera distinta. Por ejemplo: la igualdad entre hombres y mujeres, los derechos de niños y niñas, los pueblos indígenas... y también la garantía y cómo se exigen esos derechos", finalizó el cientista político. 

SEGUIR LEYENDO