Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 15 de mayo de 2014

No botar comida

Imagen foto_00000001

La crisis agudiza el ingenio y obliga a muchos a apretarse el cinturón en su día a día. De hecho, en Estados Unidos existe una especie de "moda" en los restaurantes llamada "doggy bag" y que consiste en llevarse a casa la comida sobrante. Pero no es la única iniciativa sostenible, innovadora y responsable con los recursos y con el medio ambiente...

Y es que según un alarmante informe de la Organización de las Naciones Unidas, un tercio de la comida producida para consumo humano acaba en la basura. La cara del despilfarro de unos tiene su cruz en los miles de hambrientos sobre todo, de África. De ahí que la conciencia social creciente en los últimos años se haya planteado: ¿no deberíamos despilfarrar menos alimentos para intentar que la repartición mundial de comida sea más equitativa? Y bajo esta idea, tanto políticos como ciudadanos en general han comenzado a promover distintas iniciativas en distintos ámbitos.

Por ejemplo, la Consejería de Sanidad Valenciana pidió a los supermercados y restaurantes que donasen la comida que les sobraba y que tenían pensado tirar a la basura a comedores sociales.

La sociedad estadounidense está muy concienciada en este aspecto y desde hace ya varios meses es normal que la gente, tras comer en un restaurante, pida que le den un recipiente con sus sobras. Es lo que se conoce como "doggy bag" y parece que esta moda está traspasando fronteras.

Y en Europa hay una campaña titulada "ciudadano 0,0″ están promoviendo una caja de cartón llamada "nolotiro" donde transportar estas sobras. Aunque de momento esta iniciativa solo afecta a los restaurantes de Barcelona y Madrid, en el futuro podría llegar a otras ciudades.

Pero ahí no queda la cosa. Tal es la fiebre por el ahorro de materiales, energía y comida para evitar el despilfarro que algunas iniciativas han llegado a las bibliotecas como auténticas guías para aquellos que quieren vivir de una manera más sostenible. Es el caso del libro "No impact man" de Colin Beavan, donde el autor y su familia buscan una vida con impacto cero en mitad de Nueva York.
Sea como fuere, la sociedad está cada vez más concienciada sobre la sostenibilidad y los recursos naturales, entre ellos, la propia comida.

SEGUIR LEYENDO
Elena y gente de Oasis