Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 16 de junio de 2014

Matrimonio forzado, un delito en Inglaterra

Imagen foto_00000001

Obligar a una persona a contraer matrimonio ya es un delito en Inglaterra y Gales, con la entrada en vigencia hoy de una ley que contempla penas de hasta 7 años de cárcel.

Los más de 1.300 casos que el Gobierno británico tuvo que encarar el año pasado revelan la magnitud de un problema social que en su mayoría afecta a mujeres de comunidades procedentes de Pakistán, India y Bangladesh.

Desde hace seis años, los tribunales británicos estaban habilitados para emitir disposiciones judiciales con el objetivo de impedir que una víctima sea obligada a casarse a la fuerza. La nueva legislación, sin embargo, pasa del ámbito civil al penal y prevé por primera vez la imposición de penas de prisión para castigar este tipo de

Un matrimonio forzoso, según la definición que recoge la nueva ley, "es aquel en el que uno o los dos contrayentes no han consentido esa unión pero son coaccionados" por medios que incluyen "la presión física, psicológica, financiera y sexual". El 15% de sus víctimas son niñas menores de 15 años, confirman los datos del Home Office, que en los casos más trágicos acaban convirtiéndose en esclavas domésticas de día y en esclavas sexuales por la noche.

Uno de los puntos más destacados de la normativa es que también busca castigar a aquellos ciudadanos británicos que promuevan los matrimonios forzosos en el extranjero.

Los 1.302 casos investigados por las autoridades británicas a lo largo de 2013 como uniones forzosas afectan a comunidades procedentes de hasta 74 países diferentes, aunque la gran mayoría se produce entre familias originarias de Pakistán (43%), seguido de India (11%) y Bangladesh (10%). Los afectados son principalmente mujeres (82%), aunque también un 18% de hombres son víctimas de ese delito.

SEGUIR LEYENDO
Tags: Inglaterra