Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 23 de junio de 2014

Los hombres y el sexo

Imagen foto_00000001

Es verdad que los hombres piensan cada 7 segundos en sexo????? Terri Fisher y su equipo de investigación de la Universidad Estatal de Ohio hicieron un estudio utilizando "contadores de clics". Se los dieron a 283 estudiantes universitarios divididos en tres grupos y les pidieron que presionaran y registraran cada vez que pensaran en sexo, comida o sueño. En el estudio, el hombre promedio tenía 19 pensamientos sobre sexo al día. Una cifra mayor que la de las mujeres, que registraban aproximadamente 10 pensamientos al día.

Sin embargo, los hombres también tenían más pensamientos sobre la comida y el sueño, lo que sugiere que quizás los hombres son más propensos a tener impulsos complacientes en general. Lo interesante del estudio fue la gran variación en el número de pensamientos. Algunas personas dijeron que pensaban en sexo solamente una vez al día, mientras que uno de los entrevistados registró 388 clics, lo cual equivale a un pensamiento sexual cada dos minutos.

Sin embargo, el gran factor de confusión en este estudio es el "procesamiento irónico", conocido más comúnmente como el "fenómeno del oso polar".

Si quiere jugarle una broma cruel a alguien, dígale que levante la mano y que solo la baje cuando haya dejado de pensar en un oso polar. Una vez que se empieza a pensar en algo, tratar de olvidarlo sólo lo trae de nuevo a la mente. Esta es exactamente la situación en la que se encontraban los participantes del estudio de Fisher. Imagínese a los estudiantes saliendo del departamento de psicología, con el contador en la mano, tratando de no pensar en el sexo todo el tiempo.

Lo que está claro es que las personas pensaban en el tema con mucha menos frecuencia que lo que indica el mito de los siete segundos. Ver televisión, consultar el correo electrónico y otras formas de uso de los medios de comunicación también se imponía sobre el sexo durante todo el día. De hecho, el sexo pasó a ser un pensamiento predominante sólo hacia el final del día (alrededor de medianoche)

Y hay un factor más a determinar, el que las personas hayan sentido vergüenza de admitir que habían tenido pensamientos sexuales durante todo el día y, por lo tanto, no los registraron por completo.

SEGUIR LEYENDO
Tags: Sexo