Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 3 de octubre de 2014

Bolsas out

Imagen foto_00000001

Con el inicio del mes de octubre, California se ha transformado en el primer Estado de Estados Unidos en prohibir las bolsas de plástico de un solo uso en todo su territorio. Así a partir del 1 de julio de 2015, las tiendas de alimentación y las farmacias no podrán entregar bolsas de plástico de un solo uso. A continuación, el 1 de julio de 2016, la prohibición se extenderá a tiendas y licorerías. Asimismo, la nueva ley prevé un fondo de dos millones de dólares en préstamos baratos para ayudar a los fabricantes a adaptarse a producir bolsas de plástico reciclables.

Donde antes el consumidor se llevaba una bolsa de plástico, ahora tendrá que llevarse la suya. Si no, la alternativa es comprar una bolsa reutilizable o pagar al menos 10 centavos de dólar por una bolsa de papel o de plástico que cumpla unos requerimientos mínimos de durabilidad, de forma que sirva más veces.

En buena parte de las grandes ciudades no es raro ver a la gente por la calle con su propia bolsa cuando van de compras. La prohibición reduce la contaminación y la basura, baja los costos en bolsas para las tiendas de alimentación, y ahora vemos que crece el empleo en las fábricas de California que producen alternativas mejores".

Las tiendas de California entregan a sus clientes más de 13.000 millones de bolsas de un solo uso al año. Los impulsores de la iniciativa calculan en decenas de miles de dólares el costo para el Gobierno, los municipios y los ciudadanos en limpieza y reciclaje. Se calcula que las bolsas de plástico componen entre el 60% y el 80% de la basura de los océanos.

Sin embargo, la nueva ley no está exenta de controversia. Los productores de bolsas de plástico afirman que habrá un costo en el empleo y que el único objetivo de la norma es que las tiendas ganen más cobrando por bolsas alternativas.

La ley AB32, aprobada por el gobernador republicano Arnold Schwarzenegger junto con un Legislativo de mayoría demócrata, impone ambiciosos límites de reducción de emisiones en el Estado. El gobernador Brown se ha comprometido a conseguir esos límites y aprobó el primer sistema estatal de subasta de emisiones de gases contaminantes, cuyos beneficios se dedican a energías renovables y proyectos como el tren de alta velocidad. California ya es un 40% más eficiente en el uso de energía que el resto del país. Por las carreteras del Estado ya circulan 100.000 coches eléctricos, el 40% de todos los que hay en EE UU.

SEGUIR LEYENDO