Click acá para ir directamente al contenido

Sábado 30 de septiembre de 2017

"El Pequeño Bastardo": Conoce la historia del Porsche de James Dean

El actor compró su Porsche 550 A Spyder para competir, y con él encontró la muerte, pero no fue el único.

Fue un 30 de septiembre de 1955. James Dean, un joven actor con una de las carreras más prometedoras de la época, hacía una de sus actividades favoritas: carreras de autos.

Había adquirido a su Porsche 550 A Spyder unas semanas antes para competir. El auto deportivo desprovisto de techo fue principalmente desarrollado para estas competencias, dotado con un motor central trasero y un peso bajo. James lo apodó "el pequeño bastardo".

Todo iba bien, pero al llegar a un cruce fue chocado por un Ford Coupe de 1950 que no vio al pequeño automóvil, las consecuencias fueron fatales. James Dean falleció en la ambulancia camino al hospital, sin embargo, su acompañante, el mecánico del Porsche, sólo quedó con diversas heridas.

Imagen foto_00000001

La chatarra de aquel automóvil tenía piezas importantes aún en buen estado, por lo que George Barris, dueño de un garaje de Chicago compró el automóvil 3 años después. Acá comenzó la supuesta maldición.

Al llegar al taller y descargar el auto, uno de los cables que lo sostenía se cortó, cayendo el "pequeño bastardo" sobre un mecánico rompiéndole ambas piernas. También se tiene registro de que dos ladrones intentaron robar su volante y butacas, pero resultaron heridos en el intento.

El motor del Porsche de James Dean fue vendido y se instalaló en otro 550 que nuevamente terminó destrozado contra un árbol y su piloto fallecido. La caja de cambios también fue vendida y el modelo en el que fue instalado nuevamente terminó accidentado. Las ruedas traseras se instalaron en otro 550 y estallaron en plena competencia, su piloto quedó con vida a pesar de quedar en coma por algún tiempo.

Más adelante, George Barris prestó al "pequeño bastardo" para una exhibición de seguridad vial en California, y ya se imaginan qué pasó, el taller que lo albergaba se incendió.

Posteriormente se envió a un desguace en Nueva Orleans, pero el camión que lo transportaba fue alcanzado por un automóvil, el conductor murió bajo el chasis del "pequeño bastardo". En otro par de oportunidades se intentó llevar a un desguace, en las que el automóvil volvió a caer, esta vez, sin causar víctimas.

Desde ese momento no se sabe más del Porsche de James Dean. El mito dice que se le devolvió a Barris pero se perdió en el camino o que fue reconstruido en 1960 para una muestra pero también se perdió.

No se supo más de alguna otra víctima del "pequeño bastardo" ni del paradero de sus piezas.

SEGUIR LEYENDO