Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 24 de noviembre de 2021

Desarrolló un laboratorio en casa (sin ser químico) para intentar salvar a su hijo de una rara enfermedad

El fármaco necesario no se encuentra en China, y por culpa del COVID-19 no puede viajar a buscarlo.

Una estremecedora historia publicada por AFP demostró lo que es capaz de hacer un padre por salvar la vida de su hijo.

Xu Wei, sin estudios previos de químico, levantó un laboratorio casero y desarrolló un tratamiento para su pequeño hijo que padece de una rara enfermedad.

"Realmente no tuve tiempo para pensarlo si hacerlo o no. Debía realizarlo", dijo a la agencia de noticias. El hombre solo habla chino y solo tiene estudios de bachillerato, pero se las arregló para iniciar su descorazonador proyecto a partir de documentación en inglés que encontró en internet.

Su bebé no puede hablar ni moverse solo. Sí sonríe cuando su padre le acaricia la nariz.

"Aunque no pueda moverse ni hablar, tiene corazón y emociones", comentó Wei.

Su hijo requiere del medicamento histidinato de cobre que no se encuentra en China, tampoco en otros países cercanos. Este fármaco ralentiza los síntomas de una enfermedad que afecta solamente a uno de cada 100 mil recién nacidos, por lo que en el sistema de salud no justifica una investigación a nivel de laboratorio.

Desafortunadamente, la esperanza de vida del bebé no supera los tres años.

Xu Wei es director de una start-up y tuvo que invertir más de 36 millones de pesos chilenos para intalar un laboratorio en el gimnasio de la casa de su padre.

"Pensé que era una broma", expresó el abuelo, Xu Jianhong. "Era una misión imposible. Él solo estudió bachillerato...", añadió.

En un mes y medio logró producir el primer frasco del medicamento, primero lo probó en conejos y hasta se lo inyectó él mismo, con resultados positivos.

"Como médico, esto me da vergüenza. Demuestra que no nos ocupamos de esas familias, tanto el sector farmacéutico como el sistema sanitario", comentó Huang Yu, subdirector del Departamento de genética médica en la universidad de Pekín.

Wei añadió: "No quiero que espere la muerte con desesperanza. Aunque fracase, quiero que mi hijo tenga esa mínima esperanza".

La fotografía principal de este artículo pertenece a la agencia de noticias AFP

SEGUIR LEYENDO
Tags: China salud