Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 9 de agosto de 2021

Cura autor de "Señor, me has mirado a los ojos" y otras populares canciones de misa es acusado de abusos sexuales

Cuatro exalumnos del colegio de los maristas de Chamberí, en Madrid, donde Gabaráin era capellán y director espiritual, revelaron a El País denuncias de abuso sexual contra el sacerdote. 

El sacerdote vasco Cesáreo Gabaráin, quien compuso unos 500 temas litúrgicos, entre los que se cuentan Pescador de hombres —"Señor, me has mirado a los ojos..."—, y fue el único cura que ha sido disco de oro en España, fue denunciado y expulsado de los maristas de Madrid en los setenta, sin embargo, luego fue nombrado prelado personal de Juan Pablo II en 1979 hasta su muerte en 1991, con 54 años.  

Cuatro exalumnos del colegio de los maristas de Chamberí, en Madrid, donde Gabaráin era capellán y director espiritual, revelaron a El País denuncias de abuso sexual contra el cura. 

"Era como el doctor Jekyll y mister Hyde, por un lado, un cura carismático, popular, amigo de deportistas famosos y del Papa, y por otro, un pederasta. Algo inimaginable para todos los que le admiran", sostuvo Eduardo Mendoza, de 57 años, quien denunció a Gabaráin ante su tutor en 1978, razón por la cual expulsaron al sacerdote del centro. 

Según los exalumnos, el episodio que desencadenó su salida del colegio sucedió en diciembre de 1978 en Los Molinos, una residencia de los maristas en la sierra de Madrid: "Dormíamos cada uno en una habitación. Tras la primera noche, mi compañero de al lado vino muy asustado a contarme que Cesáreo se le había metido en la cama y le había metido mano. Había abusado de él. Aún recuerdo su cara de terror", relató Mendoza.

Tras esto, dijo Mendoza, le contó a su tutor, el hermano Aniceto Abad. "Entonces se lo conté y se puso muy serio, dijo que era algo muy grave, y nos preguntó si le había pasado a más chicos. Salieron, que yo sepa, dos más. A partir de ese momento el hermano Aniceto se ocupó del tema y habló con las familias de los chavales. Cuando volvimos al colegio en enero de 1979, Cesáreo ya no estaba", dijo. 

"Era un depredador. Cuando nos duchábamos, bajaba a los vestuarios a mirar", agregó. 

Tras conocerse estos testimonios, los maristas de España y la Archidiócesis de Madrid abrirán una investigación.

SEGUIR LEYENDO