Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 7 de febrero de 2020

Una lucha contra la irrelevancia y el conservadurismo: El panorama de los Oscar 2020

Tres críticos de cine dan su visión sobre la entrega de premios que se realizará el 9 de febrero.

"Queridos Oscar, los amo, pero necesitamos hablar". Esa frase, esas solas palabras escritas por Wesley Morrys en The New York Times, representan el acercamiento de amor-odio que existe en torno a los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Una relación marcada por los cuestionamientos a sus decisiones -nominados que sobran, nominados que faltan, conservadurismo, predictibilidad- y una sensación de pérdida de relevancia, pero, al mismo tiempo, la imposibilidad de dejar de poner atención a todo lo que los rodea y la ansiedad por conocer los resultados. Finalmente, algo así como una lucha interna insoslayable. 

Y es que históricamente los Oscar, que este año se celebran el domingo 9 de febrero, se han catalogado como los premios más importantes de la industria del cine. Sin embargo, el periodista especializado Ignacio de la Maza difiere: "Los Oscar nunca han sido sinónimo de verdadera relevancia en la industria: la lista de cineastas legendarios que jamás ganaron un premio a 'Mejor Director' es abominable, incluyendo nombres como Orson Welles, Ingmar Bergman, Robert Altman, Stanley Kubrick, Alfred Hitchcock y Akira Kurosawa. Por eso mismo, si bien a nivel Hollywoodense es innegable que se trata de una ceremonia que acapara la atención, su sintonía con el cine moderno es baja, por decir lo menos". 

"Los Oscar son un juego de diplomacia más que de calidad", asegura De la Maza, quien ejemplifica sus palabras con el caso de '1917', la cinta dirigida por Sam Mendes, que, contra los pronósticos, ganó el premio a mejor película en los Globos de Oro y en los BAFTA. "Pese a entrar más tarde que todos a la carrera y haber generado poco ruido antes de su estreno, '1917' se ha perfilado como favorita para quedarse con 'Mejor Director' y 'Mejor Película'. Comparada con otras cintas nominadas, como 'Parasite' y 'The Irishman', no es muy trascendente y, más allá de su impresionante despliegue técnico, su narrativa no es muy novedosa ni interesante en comparación a un sinfín de otras películas de guerra", señala.

Lo anterior, explica el periodista, se debe a que "la máquina de Universal Pictures ha sabido moverla a una posición de privilegio en esta temporada de premios, aprovechando también otros factores: que la Academia no está lista para premiar a una cinta extranjera como mejor película -por lo que 'Parasite' pierde momento- y definitivamente no le van a pasar el premio a Netflix -fuiste buena, 'The Irishman'-".

Por su parte, el crítico de cine Christian Ramírez asegura que el hecho de que el filme ambientado en la Primera Guerra Mundial parece estar cantado como ganador antes de la ceremonia se debe a que "uno podría apelar a su espectacularidad, su tremendo logro técnico, la importancia de su tema, y ok, todo eso está bien, pero la verdad es que en este caso los votos para Tarantino ('Once Upon a Time in Hollywood') y Scorsese ('The Irishman') parecen haberse dividido, y más aún si entra 'Parasite' a la mezcla. En escenarios como esos, nunca triunfa el mejor filme, sino el más conservador y menos arriesgado. El más mediocre, en el fondo. Y eso es '1917'". 

"GOLPE A LA CÁTEDRA"

'Parasite', la cinta surcoreana de Bong Joon-ho, se ha perfilado como una de las favoritas para los Oscar. Nominada en seis categorías, suena como nombre seguro para quedarse con el trofeo a 'Mejor Película Extranjera'. Pero eso no es todo: hay críticos que sostienen que el filme podría ser la gran sorpresa de la noche y triunfar también como Mejor Película. Aunque, al mismo tiempo, son escépticos: la Academia nunca ha premiado con el máximo galardón una producción de habla no inglesa.  

"Sería un golpe a la cátedra que dieran los dos premios: 'Mejor Película de habla no inglesa' y 'Mejor Película'. Sería bastante impresionante. No me parece que tenga mucho sentido", sostiene la periodista y comentarista de cine Ana Josefa Silva, mientras que Ramírez señala que "está súper difícil. No lo veo viable, pero si hay alguna sorpresa debiera venir por ahí". 

De la Maza, en tanto, indica que "como dijo Bong Joon-ho, los Oscar no son un festival internacional de cine y, de hecho, son un premio muy local. A medida que el cine y su consumo se han vuelto cada vez más variados y democráticos, la falta de visión de la Academia se ha convertido en algo más garrafal, en especial luego de que una película mediocre como 'Green Book 'se impusiera ante la favorita 'Roma' en el 2019". 

¿CLICKBAIT?

Tras conocerse el listado de nominados para los Oscar 2020 surgieron las críticas que suelen hacerse a la Academia: la falta de mujeres y actores afrodescendientes entre los candidatos. La molestia surgió, específicamente, por la ausencia de Greta Gerwig, la realizadora tras 'Mujercitas', cinta nominada a mejor película, entre los postulantes a mejor director. A esto se sumó el hecho de que la actriz Cynthia Erivo fuera la única de origen afroamericano que aparece en el listado por su interpretación en 'Harriet'.  

"El problema de la ausencia de mujeres y afrodescendientes es un correlato de lo que ocurre en el mundo. Siempre en segundo lugar", comenta Silva y agrega que Greta Gerwig "está muy injustamente ausente en 'Mejor Director'. Ella lo que hace justamente es una gran dirección sobre un material que ha sido muchas veces visitado, como lo es 'Mujercitas', y le da una perspectiva muy contemporánea. Y no está nominada. Greta, que ha demostrado quién es y aparece con una evidente mirada joven, renovada, que no aparezca en mejor dirección me parece flagrante", sentencia. 

Por otro lado, la periodista puntualiza que "yo veo que sí trataron de hacer algo con respecto al tema afrodescendiente cuando incluyen a Cynthia Erivo, de 'Harriet'. Ahí hicieron un esfuerzo. Pero te das cuenta inmediatamente de que es eso, un esfuerzo. Porque está claro que no tiene mucha opción, tampoco tenía demasiada distribución. Y yo creo que este fue un saludo a la bandera. Todavía les cuesta en forma natural considerarlo. Son luchas que no se tienen que soltar". 

Con todo, Ramírez señala que "es la polémica de todos los años. Cada temporada aumenta la presión al Oscar para que sea más inclusivo, y la verdad es que la Academia tiene para mucho rato antes de poder satisfacerlas. En parte por su composición -en su gran mayoría, hombres blancos de más de 60 años-".

Sin embargo, dice el crítico, "en esta ocasión la polémica ha sido más orquestada por los medios que otra cosa. De partida porque el nivel de los contendores -Scorsese, Tarantino, Bong Joon-ho- de inmediato dejaba con pocas opciones al resto. Algo parecido sucedió con los actores y actrices. Este año no hubo un equivalente de 'Moonlight', por ejemplo. Y 'Da Five Bloods', el filme épico de Spike Lee, se estrenará a fines de 2020, convirtiéndolo en material para el Oscar 2021. De modo que este escándalo fue más clickbait que otra cosa". 

SEGUIR LEYENDO