Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 2 de octubre de 2020

Emilia Clarke revela sus intentos por mantener en secreto su enfermedad mientras rodaba Game of Thrones

La actriz sufrió dos aneurismas mientras trabajaba filmando la serie.

El año pasado, cuando se estaba transmitiendo la última temporada de Game of Thrones, la actriz Emilia Clarke, quien interpretó a Daenerys Targaryen en la producción de HBO, reveló que sufrió dos aneurismas durante el rodaje de la serie que requirieron múltiples cirugías, el primero en 2011 y el segundo en 2013. 

"Sabía que estaba desvariando. En mis peores momentos quise desconectarme. Le pedí al personal médico que me dejara morir. Mi trabajo, todo mi sueño de lo que sería mi vida, centrado en el lenguaje, en la comunicación... Sin eso, estaba perdida", escribió en ese momento en The New Yorker.

Y ahora, a más de un año de eso, en el libro El fuego no puede matar a un dragón: Juego de tronos y la historia oficial no contada de la serie épica, del autor James Hibberd, se desvela cómo Clarke siguió trabajando en la serie mientras se recuperaba de sus cirugías sin que nadie se enterara a qué se debía su agotamiento

"Fue una locura intensa. Estábamos en el desierto en una cantera con un calor de casi 90 grados, y tenía el miedo constante de tener otra hemorragia cerebral. Pasé mucho tiempo pensando: '¿Voy a morir? ¿Eso va a pasar en el set? Porque eso sería realmente un inconveniente'. Y cualquier tipo de lesión cerebral te deja con una fatiga indescriptible. Estaba intentando con todas mis fuerzas mantenerlo en secreto", revela la actriz en la publicación, según recogió Vulture

Bryan Cogman, coproductor ejecutivo de la serie, sostuvo que "solo unas pocas personas selectas sabían de eso (...) Escuché que tuvo algunos problemas entre temporadas, pero nada en ese sentido. Y no tenía idea mientras estábamos filmando". En ese sentido, el director Alan Taylor, que sí estaba al tanto de la situación de Clarke, manifestó que "temíamos por ella. Ella es tan valiente, porque nunca afectó su compromiso con el trabajo". 

"Si hubiera llamado a mi médico, me habría dicho: 'Solo necesitas relajarte'. Pero todavía sentía miedo, y el miedo me estaba haciendo entrar en pánico, y el pánico me hacía sentir que me iba a desmayar en el desierto. Así que me trajeron un auto con aire acondicionado", agregó la actriz. 

"En todos mis años en el programa nunca puse la salud personal en primer lugar, que es probablemente la razón por la que todos los demás estaban preocupados, ya que podían ver eso. No querían hacerme trabajar demasiado. Yo estaba como 'no creas que soy un fracaso; no creas que no puedo hacer el trabajo para el que me contrataron. Por favor, no creas que voy a joder algún momento'. Tenía el billete dorado de Willy Wonka. No estaba dispuesto a entregar eso", finalizó. 

SEGUIR LEYENDO