Click acá para ir directamente al contenido

Martes 5 de octubre de 2021

Detectan un posible efecto secundario relacionado con el COVID-19: el síndrome anal inquieto

El padecimiento le ocurrió a un hombre de 77 años.

Síndrome anal inquieto. Así se llama un posible efecto secundario o patología derivada del COVID-19.

Esta enfermedad le fue diagnosticada a un hombre de 77 años en Japón, y su caso fue publicado en la revista especializada BMC Infectious Diseases.

El sujeto tuvo insomnio y ansiedad mientras se encontraba con COVID-19 y luego de varias semanas de que recibiera el alta, comenzó a sentir un malestar anal. Profundo e inquieto.

Según su relato, el paciente sentía la necesidad de moverse en su reposo. Una rutina que mejoraba su estado, pero que reaparecía cuando descansaba.

El efecto tenía una explicación: una colonoscopía mostró que el hombre de 77 años tenía hemorroides internas.

Para entender un poco más el síndrome del ano inquieto, este se relaciona con el RLS, un trastorno en el que una persona siente la urgencia de mover las piernas para detener la picazón, el ardor o alguna clase de sensación de hormigueo.

Este es el primer caso relacionado con el coronavirus.

El síndrome del ano inquieto es una enfermedad que afecta al sistema nervioso y también puede aquejar brazos, cara, piernas y pecho y genera el impulso de mover las piernas junto a una sensación desagradable de arrastrarse o gatear.

Según información publicada por Clarín, el padecimiento puede afligir a 1 de cada 10 personas en algunas situaciones  y podría originarse como consecuencia de otra afección médica.

En cuanto al japonés de 77 años, sus síntomas se aliviaron con un tratamiento diario de clonazepam.

SEGUIR LEYENDO
Tags: covid-19