Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 12 de abril de 2021

Chile forma parte de una Red Latinoamericana para acelerar la transferencia de innovación a la salud

Movimiento Salud 2030 busca contribuir a resolver las brechas históricas de acceso y calidad en el sector.

La innovación es fundamental para avanzar y estar más preparados para el futuro. Bien sea en la educación, en la industria de servicios o en la salud, hemos visto un mayor interés en diferentes actores relevantes de la sociedad.

Centrando la mirada en este auge, en Chile se instaló el Movimiento Salud 2030, una plataforma cuyo objetivo es reunir a todos los sectores para trabajar en torno a un propósito común: lograr comunidades prósperas a través de la innovación en el cuidado de la salud e impulsado por una red de colaboración. En esta alianza participan el Copenhagen Institute for Future Studies, la consultora Board of Innovation y la farmacéutica Roche.

Universidades, organismos públicos y empresas colaboran para definir una ruta de trabajo de tres años, que permita incentivar la incorporación de nuevas herramientas a nivel regional en beneficio de los pacientes. En nuestro país el encargado de liderar la discusión es el Centro Nacional en Sistemas de Información en Salud (CENS), entidad que agrupa a cinco universidades nacionales y que desde 2017 es apoyada por Corfo con el desafío de sentar las bases para la transformación digital de la salud.

Andrea Crossley, Directora de Innovación de Movimiento Salud 2030, cuenta que la alianza busca aportar a que soluciones implementadas a nivel regional sean escalables, y que Latinoamérica fortalezca programas de financiamiento y potencie las redes y políticas públicas en la materia. “Buscamos generar el acceso a soluciones innovadoras de una manera mucho más inclusiva”, comenta.

“Los sistemas de salud en América Latina no son tan abiertos a colaborar con otros sectores de la población. Creemos que trayendo la innovación, con emprendimiento, apoyo a startups y tecnología, se pueden abrir muchas oportunidades para que la salud funcione de manera diferente y efectiva, y logre beneficiar a la población”, señala Crossley.

“Existen todavía desafíos pendientes que presentan serias dificultades para ampliar el acceso a los servicios de salud de manera equitativa. Estos son problemas que no se resuelven solamente con más recursos. También requieren mejorar su uso a partir de un trabajo colaborativo. Después de todo, la salud es un derecho”, señala Rolf Hoenger, Area Head de Roche Pharma América Latina y Miembro del Advisory Board de Movimiento Salud 2030.

Pensando en el futuro

El Movimiento ha definido cuatro áreas prioritarias para materializar impactos: acceso y continuidad de la atención; ciencia de datos y soluciones digitales; alianzas y modelos de negocio inclusivos; e innovación en biociencia. Dichos impactos se relacionan con dos de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, específicamente el de Salud y Bienestar y el de Alianzas para Lograr Objetivos.

En Chile, CENS tendrá la misión de articular la participación de estos cuatro niveles de instituciones. En el ámbito de la innovación, este centro tecnológico de Corfo fue pionero en apalancar el primer grupo de 30 proyectos en salud digital para el sistema sanitario chileno, en ámbitos como telemedicina y plataforma de interoperabilidad, algunas de las cuales se encuentran en operaciones actualmente.

Andrea Crossley expone que la cobertura formal de la salud en América Latina es, en términos generales, casi de un cien por ciento. Sin embargo, en la realidad, la calidad y el acceso a las prestaciones no es equitativa incluso al interior de cada uno de los países. Movimiento Salud 2030 busca soluciones de innovación que se hagan cargo de esa brecha.

Uno de los grandes retos de este movimiento es adaptarse a cada una de las necesidades de las naciones en Latinoamérica. Por ello, buscan generar lazos con actores locales.

"Creemos que a través de la asociación y la colaboración lograremos un mejor impacto, generando sinergias en el sector. No tener iniciativas aisladas, que no se conectan y duplican esfuerzos. Esto también contribuye a dar continuidad en el tiempo a esas nuevas soluciones. Para la Red, en este sentido, es valioso contar con un actor como CENS, que lidere este proceso en Chile”, indica Andrea Crossley

Si quieres conocer más visita aquí:

SEGUIR LEYENDO