Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 29 de octubre de 2021

Casi el 50% de la vegetación nativa de Chile podría desaparecer a causa del cambio climático

Un estudio de investigadores de la Universidad de Chile reveló este desolador escenario.

Un estudio de la Universidad de Chile reveló que el 43,6% de la vegetación nativa de Chile está en riesgo de desaparecer entre 2061 y 2080, en el caso de mantenerse el ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero.

La investigación revela que las especies más comunes como robles, hualos, coihues y raulíes tienen más de un 40% de riesgo climático. Estos árboles, típicos de la zona centro y sur de Chile, representan la mitad de la superficie del bosque nativo chileno.

Los ejemplares milenarios también sufrirían con este escenario.

"Los bosques de pewenes (Araucaria araucana) y alerces (Fitzroya cupressoides) ya se encuentran amenazados de extinción. De acuerdo con nuestro estudio, ambas especies presentan un riesgo climático por sobre el 95% a futuro", señaló a DW Andrés Muñoz-Sáez, académico de la Universidad de Chile y jefe investigador del estudio.

Las estimaciones revelan que las áreas más expuestas serán las cordilleras de Los Andes y de la Costa en la zona centro-sur.

De todas formas, de ocurrir estos sucesos en el futuro, las proyecciones indican que existirían "áreas climáticamente estables que podrían actuar como refugios de vegetación" en la Patagonia, en ciertas áreas cordilleranas y en zonas costeras.

"Las estrategias de conservación en Chile deben incluir la protección de áreas climáticamente estables para salvaguardar la biodiversidad gondwánica actual y la restauración activa del hábitat en áreas climáticamente expuestas para facilitar los cambios de vegetación", detalla el artículo.

Otro lugar que se vería afectado es el altiplano. En ese territorio el 80% de la vegetación de la estepa tendría posibilidades de desaparecer, así como también más del 90% de los salares en alto riesgo.

SEGUIR LEYENDO
Tags: Patagonia Chilena Chile Cambio climático