Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 15 de enero de 2021

Ucronía histórica, terror, amor por las palabras y autoficción: Cuatro libros para los calurosos días de verano

Matías Claro y María Ignacia Pentz recomiendan sus lecturas en esta primera entrega de Agenda Oasis.

Por Matías Claro (@trumanlibreros)

Civilizaciones, Laurent Binet (Seix Barral, 2020)

Un evento trivial, como pisar una mariposa o cocinar un murciélago, puede desencadenar cambios en la historia de dimensiones gigantescas. En Civilizaciones, Binet (París, 1972) imagina que un grupo de vikingos entra en contacto con culturas prehispánicas, lo que las hace capaces de resisir —cientos de años después y gracias a los conocimientos adquiridos— la colonización española. Así, Atahualpa cruza el océano, dispuesto a conquistar Europa y someterla al Imperio Inca.

Con una escritura ágil, Laurent Binet, autor de las destacadas novelas HHhH y La séptima función del lenguaje, logra construir una ucronía histórica entretenida y muy original. Una imperdible lectura para acompañar los acontecimientos que nos han tocado vivir.

Grandes éxitos, Luciano Lamberti (Banda Propia, 2020)

Un loro que te muestra el futuro cuando lo miras fijo a los ojos y que, poco a poco, toma control de tu mente y cuerpo. Un hombre esconde una parte de su vida, muere, y deja a su hijo la carga de ese secreto. Un hermano que se pierde en el bosque y que vuelve, literalmente, cambiado. Los cuentos de Luciano Lamberti (Córdoba, 1978) encierran un misterio a veces sobrenatural y terrorífico, otras familiar, corriente, pero no menos tétrico.

Ambientados en poblados rurales del interior de Argentina, Grandes éxitos es un excelente volumen de relatos que ratifica la calidad literaria que el terror, como género, puede alcanzar.

Por María Ignacia Pentz

Pequeña belleza ilustrada, Proyecto Diccionario (Autopublicación, 2020)

Es posible estremecerse al leer una palabra. Una sola palabra, en el momento justo, puede consolar, alegrar, entristecer, inspirar, ser un refugio o hacer tanto, pero tanto sentido. Puede llevarnos al pasado y recordarnos ese destello de felicidad que sentimos alguna vez, en algún lugar, o traernos de vuelta al cuerpo una pena, un fracaso, un amor. Porque una palabra no es solo la hermosura de su composición, sino también la potencia de su significado o, como le escuché decir a alguien, la vida que hay en cada una.

Justamente es esto lo que muestra Pequeña belleza ilustrada, el libro objeto de Proyecto Diccionario, una iniciativa que Paz González comenzó en Instagram, con ilustraciones de Patricia Etcheverry. Una publicación que contiene definiciones de un puñado de palabras que entran como cuchillos en quien las ve porque, de una u otra forma, apelan a temas, experiencias y procesos personales universales como lo son, entre otros, el amor, el renacer, los sueños y anhelos o las banderas de lucha, y así, entonces, estremecen.

Debimos ser felices, Rafaela Lahore (Montacerdos, 2020)

La narradora encuentra, en una caja vieja, entre documentos olvidados, una nota de suicidio que su mamá escribió antes de que ella naciera. Esta carta, dedicada "a todos", es el inicio del relato de la vida de tres mujeres: la de su abuela, marcada por los abusos y malos tratos de su marido; la de su madre, quien, depresiva, sufría de tendencias suicidas, y la suya que, de cierta forma, rompe con todo eso.

Son tres vidas, tres generaciones que se entrecruzan en Debimos ser felices de Rafaela Lahore (Uruguay, 1985). Se trata de una narración desde la autoficción y en fragmentos, como si cada uno fuera una polaroid de una escena, una sensación o un lugar que no pueden, no deben, perderse en el tiempo. La autora, finalmente, a partir de sus recuerdos y de largas conversaciones con su madre, deja registro, de manera inteligente, delicada y sin condescendencias, de una historia familiar difícil, una que, quizás, otros querrían simplemente olvidar.

SEGUIR LEYENDO